Jorge Noguer: “Quizás mañana todos tengamos radio por Internet en el auto”

Nicholson, García, Nardi

Jorge Noguer es dueño y director de la radio Symphony 91.3 desde el año 2000, una emisora emplazada en San Isidro que transmite para zona norte de Buenos Aires. Desde hace 10 años, esta radio ha sido el lugar de nacimiento de programas reconocidos y la primera parada de aquellos que quieren tener su primera experiencia en la industria radiofónica. Sentado cómodamente en el estudio dedicado a la grabación de Bit Radio, dedicado especialmente a la grabación de la radio online, el cartel a espaldas del entrevistado da pie al primer tema de la conversación.

A pesar de ser visto muchas veces como una barrera, una competencia en contra de las radios “tradicionales” que continúan transmitiendo por aire, Noguer afirma que para él, Internet siempre fue un complemento, otra herramienta a utilizar. “Hoy la internet nos permite que esos contenidos que vos generás al aire en la radio los puedas perpetuar en el tiempo”, sostiene. El hecho de que el 40% de los oyentes de la radio lo hagan utilizando Internet prueba las ventajas que menciona Jorge Noguer. Otra herramienta además del streaming que Symphony ha utilizado es Soundcloud, una red social dedicada a la viralización de audio. Esta red ha facilitado a la radio de aproximadamente 200.000 reproducciones de sus contenidos, la mayoría, a través de enlaces en Facebook.

Refiriéndose a las licencias de radio, Noguer explica que las radios FM nacieron como complementos de las AM, del mismo modo que Internet ahora es un complemento de la radie de aire. Aunque en un principio las FM se utilizaban exclusivamente para música, y las AM, para la locución. A cada canal AM se le concedió una licencia o un PPP (permiso precario y provisorio), permitiéndole la explotación de una frecuencia FM. El problema, sostiene, es que a pesar de que las leyes regulen la utilización de las frecuencias, no existe un control por parte del Estado. Aquí es donde aparecen las radios y transmisiones ilegales.

Sobre la Ley 26.522, conocida como la Ley de Medios, Jorge Noguer remarca que dicha ley, a pesar de las críticas recibidas, no tiene ninguna jurisdicción sobre la línea editorial de los medios, sino que obliga a colocar un mínimo de transmisión nacional y de producción independiente. Agrega que se debe pensar en una ley a largo plazo, ya que “ningún gobierno dura para siempre”.

Orgulloso, Noguer afirma que en Symphony 91.3 intentan abrir las puertas a cualquier tipo de programa, apuntando a los públicos más diversos y específicos posibles, aportando enseñanzas y apoyo a todo aquel que esté dispuesto a conducir un programa radial.

Cuando se le pregunta sobre el futuro, Jorge Noguer es optimista, confía en mantener el espíritu personal de su radio, manteniendo sus contenidos heterogéneos y sin la necesidad de llegar a un gran público. Cuando se le pregunta por el futuro tecnológico, se muestra abierto a los nuevos avances, “Hoy por el streaming y, quizá, mañana todos tienen radio por Internet en el auto y tengamos que transmitir radio por Internet en el auto, no sé”.

Entrevista completa: https://drive.google.com/file/d/0BwORht2MPkOfVXVaUWJ4WjNCRFE/edit?usp=sharing

Anuncios

Netflix, la amenaza a la televisión

Viale, Jerbic, Sibeaux

El tema que elegimos sobre la industria asignada es el crecimiento global de la mayor distribuidora de películas online (de forma legal) en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica: Netflix Inc.

Este modelo de representación televisiva no solamente es rápido, sino que tiene una capacidad de distribución contundente, particularmente por la facilidad en distribuir publicidad y generar espacios abiertos de marketing.

Con la ayuda del texto de Küng, nos pudimos dar cuenta de que tenemos que estar alertas acerca de los riesgos de la piratería, la rotura de relaciones con empresas de retail, y ausencia en los cines. No obstante, el autor, defiende el ahorro en infraestructura y distribución que estas empresas no solicitan.

Netflix encabeza las empresas públicas de Internet con el crecimiento del precio de las acciones más rápido en el último año. El valor de la compañía alcanzó su récord el pasado mes de julio, cuando sus acciones se dispararon registrando un crecimiento interanual del 318%.

Para finalizar, podemos aclarar que en esta industria hay mucha competencia y conflictos. En el mercado estadounidense, junto a Netflix se encuentran Hulu y Amazon en la competencia por captar a la mayor audiencia de los contenidos vía streaming.

Bibliografía:

A)    Internet

  1. http://cinemania.es/actualidad/especiales/5346/ : articulo: películas online: donde, como y por cuanto)
  2. www.culturecommunication.gouv.f
  3. www.obs.coe.int
  4. http://www.latercera.com/noticia/negocios/tiempo-libre/2013/10/744-546439-9-maximo-ejecutivo-de-dreamworks-considera-a-netflix-el-santo-patrono-del-estudio.shtml
  5. http://www.tercermercado.com/tmv/index.php/archivo/936-netflix-y-amazon-siguen-en-conflictos-de-competencia
  6. http://lahit.net/inicio/noticias/tecnologia/netflix-conflictos-en-eeuu/
  7. http://www.efefuturo.com/noticia/netflix-negocia-distribucion-a-traves-de-redes-de-cable-de-ee-uu/

B)    Libros y diarios

  1. Küng, Lucy. Strategic Management in the media : From theory to practice. Págs : 65-74.
  2. Murciano, Marcial. Los nuevos valores de la política de la comunicación. Pág : 90.
  3. Diario: La Nación. Netflix, Amazon y otros servicios de transmisión on line le dan pelea a la TV; Viernes 26 de abril 2013.

Amenazas en la Industria de la Música

Bonadeo, Olivera, Román               

En el mundo de la industria musical se pueden encontrar diferentes tipos de amenazas. Amenazas de la que cada uno es parte día a día; tan simples como lo es escuchar música en la comodidad de nuestra casa. La piratería, en la actualidad, es uno de los grandes problemas que la industria debe enfrentar  para que, como artista y productor, continuar en esta industria sea posible sin que los ingresos se vean afectados.

Las compañías musicales tienen tradicionalmente dos fuentes de ingresos, nos informa Lucy Küng: las ventas de CDs y los derechos de autor. Ambos ingresos están directamente relacionados con la distribución de los productos musicales. Las cadenas de ventas por menor, retailing, componen la más tradicional y mayor distribución de música, recaudando alrededor del 40%. Además, algunas compañías como Columbia Records y Sony BMG tienen “record clubs” que venden CDs directamente al público.

Como consecuente de los avances tecnológicos de los últimos años, hubo un fuerte impacto en el paradigma musical provocando cambios profundos en la distribución. Ésta comenzó a realizarse de manera libre y gratuita a través de Internet, ya sea de manera legal como ilegal. La forma ilegal de distribución vía Internet se la conoce por el nombre de piratería. Es uno de sus mayores desafíos que enfrentan los productores de contenidos. Las nuevas tecnologías como YouTube y SoundCloud  son aquellas que nos facilitan éste tipo de descargas gratuitas, fáciles y de gran velocidad dando lugar a la innovación de nuevos tipos de distribución en la industria; por lo que también nuevos tipos de consumos han ido surgiendo en los últimos años.

Entonces, el problema que se presenta aquí es cómo pueden hacer las discográficas con este nuevo sistema; cómo conseguir la atención de su público fanático de la música y que el mismo se transforme en consumidor de forma legal, pagando por los requisitos utilizados y logrando que tanto el artista como la discográfica no se vean perjudicados.

Fuentes:

Küng, Lucy. Strategic Management in the Media. Theory to practice. Londres, Sage, 2008

http://www.alt1040.com/2013/10/pirateria-digital Consultado el 11 de octubre de 2013

http://www.beatport.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://www.bbc.co.uk/blogs/introducing/posts/Copyright-deals-and-royalties-in-the-music-industry Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://www.crazyminds.es/47292/  Artículo publicado el 9/10/2013 y consultado el 14 de Octubre de 2013.

http://www.cronista.com/negocios/Con-nuevos-jugadores-se-calienta-la-guerra-de-la-musica-online-20130925-0007.html Artículo publicado el 25/9/2013 y consultado el 14 de Octubre de 2013.

http://elblogdeestructuraic.files.wordpress.com/2013/09/kc3bcng-lucy-strategic-management-in-the-media.pdf Consultado el 10 de Octubre de 2013.

http://es.scribd.com/doc/172985274/LSE-MPP-Policy-Brief-9-Copyright-and-Creation Consultado el 14 de Octubre de 2013.

http://www.grooveshark.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://industriamusical.es/el-impacto-de-internet-en-la-industria-musical/ Consultado el 10 de octubre de 2013.

http://www.ign.gob.ar/descargas/biblioteca/ley11723.pdf Consultado el 14 de Octubre de 2013.

http://www.larazon.com.ar/show/mundo-discos_0_504000146.html Artículo publicado el 9/10/2013 y consutlado el 14 de Octubre de 2013.

http://www.larazon.es/detalle_movil/noticias/3961062/cultura+musica/javier-gayoso-si-un-musico-recibe-poco-que Artículo publicado el 14/10/2013 y consultado el 14 de Octubre de 2013.

http://musicians.about.com/od/publishingandroyalties/Publishing_Royalties_and_Copyright_Information.htm Consultado el 10 de octubre de 2013.

http://www.myspace.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://noticias.terra.com.ar/tecnologia/estudio-concluye-que-la-pirateria-no-afecta-a-la-industria-del-entretenimiento,322338a700a81410VgnVCM10000098cceb0aRCRD.html Artículo publicado el 5/10/2013 y consutlado el 14 de Octubre de 2013.

http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n15/jsecamp15.html Consultado el 10 de octubre de 2013.

http://www.sessionsound.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://www.spotify.com.ar Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://soundcloud.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

http://www.youtube.com Consultado el 11 de octubre de 2013.

La odisea de la Industria musical

Por Agustina Maté

En los últimos años, ha habido una serie de avances tecnológicos que cambiaron y están transformando las formas de producción y de distribución musical y, con ellas, la industria discográfica en general.

Internet ha sido el gran cambio en la escena musical mundial y, gracias a la dimensión que adquirió, esta industria sufrió un gran descenso en la producción de música, tanto en formato físico, como en CD o DVD. Con la web, las reglas de juego cambiaron: existe una menor producción de música en formato físico, pero el formato digital ha aumentado considerablemente y los usuarios deciden qué escuchar y en qué formato hacerlo. Ahora, hay una mayor amplitud para que nuevos y pequeños artistas puedan promocionar y difundir su música. Esto se debe a que existen nuevos negocios o empresas que han entrado en el mercado en formato digital con gran éxito, como iTunes de Apple, Spotify con streaming, YouTube, MySpace, entre otros. Estos portales fueron los sucesores de Napster, el programa de intercambio de archivos más popular en Internet, el cual generó un gran impacto en la red.

Napster Inc. significó un cambio radical en la industria de la música a finales de la década de los noventa. Fue un sitio creado por Shawn Fanning, que daba servicio de intercambio de archivos en P2P (Peer-to-Peer o par a par), lo que permitía descargar música, imágenes, documentos, videos y otros archivos, sin los derechos de autor. Para todo esto, internet fue el medio masivo que le permitió llevarlo a cabo. Este programa revolucionó la distribución y el consumo de la música. Debido a las demandas por violación de copyright y por distribuir música sin pagar derechos de autor, Napster estuvo entre los sitios más visitados de la red. Su tráfico aumentó exponencialmente de un día para otro ya que los usuarios temían que desapareciera.

Fue un gran fenómeno de la música digital, el cual pasó a ser el más exitoso de los proyectos par-a-par que invirtió la metáfora del cliente/servidor. Otro logro de esta compañía fue que, gracias a las distintas variantes de ese sistema, gran cantidad de internautas comenzaron a conectar directamente sus máquinas entre sí, formando grupos y colaborando para convertirlas en motores de búsqueda creados por usuarios. Napster no inventó nada nuevo, sino que adoptó sistemas de uso compartido de archivos que ya preexistían desde hacía dos décadas. La primera lección es que Napster fue escrito para resolver un problema: las limitaciones impuestas en la copia de archivos.

Este sitio logró romper con la limitación más grande de internet comercial: la dificultad que suponía subir el contenido que está en los márgenes hasta los servidores centrales. Propuso un modelo totalmente diferente: el contenido estaba en los márgenes distribuido; nadie lo concentraba y, sin embargo, era accesible a todos.

Lo que Napster hizo es, no sólo haber cuestionado la ley del derecho de propiedad intelectual del mundo analógico, sino haber cambiado para siempre la economía del almacenamiento y la transmisión de la propiedad intelectual en general. Las arquitecturas de su estilo anularon la distinción entre productor y consumidor, y eso ya nunca volverá a ser igual.

A partir de la odisea que Napster significó, se puede observar que los sitios web de transferencia de canciones han empezado a ganar popularidad, desplazando así a la posesión de discos o descargas.

Hoy, los jóvenes representan un cambio radical en la industria de la música. Cinco años atrás era necesario escoger entre comprar un CD o descargar el álbum. Ahora, gracias al auge de los servicios streaming las opciones se mueven hacia la descarga de música o la realización de un streaming en línea. Los jóvenes fanáticos se preguntan “¿por qué pagar por música cuando se puede obtener cualquier canción y en cualquier momento de forma gratuita?”

La popularidad de escuchar música en línea puede vincularse directamente al surgimiento de sitios de streaming, como Spotify, Pandora y The Hype Machine (entre muchísimos otros), que han crecido sustancialmente en el último año. Estos y otros muchos sitios ahora ofrecen la habilidad de escuchar música sin pagar, a diferencia de iTunes, que permite descargar música pero pagando por cada archivo descargado.

Para concluir, la batalla y la competencia de la música en internet está lejos de finalizar. Tanto la música como el arte seguirán existiendo y circulando por los distintos medios de comunicación, en la medida en que los consumidores lo demanden. Si bien la industria de la música hoy enfrenta muchos desafíos, el único camino que deben seguir es el de adaptarse a los nuevos usuarios, medios y formatos, que aparecerán a los largo del tiempo. La música, al desplazarse hacia internet, se liberó de sus recipientes físicos y recuperó su esencia como expresión humana no sujeta a las límites materiales. Internet significa, en la música, una profunda ruptura con la conceptualización como posesión y le devuelve su carácter de patrimonio colectivo.

Para leer más:

http://www.techcetera.co/internet-y-la-musica-amigos-o-enemigos/

http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n15/jsecamp15.html

http://www.alegsa.com.ar/Notas/159.php

Piscitelli, Alejandro. Ciberculturas 2.0 en la era de las máquinas inteligentes. Editorial Paidós. Buenos Aires, 2002.

El sistema VOD en la Argentina: caso Netflix

Por Sofía Gestoso

Con el avance de las nuevas tecnologías el mundo entero ha atravesado un cambio de paradigma, se trata de consumir lo que queremos, donde queremos y cuando queremos. Intentando de adaptarse al nuevo consumidor aparece el sistema VOD (mercado de video a demanda). El 7 de septiembre del 2011 llegó Netflix a la Argentina,  una compañía estadounidense de alquiler de DVD y distribución de películas “online”. El servicio es un éxito en los Estados Unidos, pero la gran pregunta es si logrará sobrevivir en nuestro país. Además de sus competidores directos, OnVideo y Arnet play (entre otros), quienes desde principios del 2011 ofrecen el servicio VOD, Netflix debe lograr establecerse en un país con un índice de piratería del 73%[1], y donde el 90% de las copias de películas en video en circulación son piratas.[2]

La piratería es una de las problemáticas más importantes para las industrias de contenidos, entre ellas la cinematográfica. La realización de películas es un negocio riesgoso  por naturaleza, sólo una de cada diez películas recupera su inversión inicial mediante su exhibición, y en producciones locales el panorama es aún peor. La realización en Estados Unidos cuesta más de 100 millones de dólares, y en Argentina ronda los 1,5 millones de dólares, y esto sin tener en cuenta los costos de publicidad y comercialización. Para poder continuar invirtiendo dinero en la realización de películas, la industria cinematográfica debe contar con capacidad para maximizar la recaudación y retener valor residual en cada una de las ventanas de distribución. La piratería afecta así a todos los eslabones de la cadena de valores del cine, en especial la producción y comercialización. Se calcula que los estudios de cine norteamericanos perdieron, en el 2005, U$6,1 billones de dólares  por la piratería en el mundo, y en argentina se calcula una pérdida económica de 300 millones de pesos anuales,  lo que equivale al  52% del movimiento del mercado legal del video y representa aproximadamente dos o tres veces el presupuesto que percibe anualmente el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), para el Fondo de Fomento Cinematográfico.[3] El sistema VOD, es una nueva manera de exhibir las películas que puede beneficiar en gran medida a la industria cinematográfica ya que ofrece películas a un precio muy accesible y en la comodidad del hogar, pero que a diferencia de la piratería es legal y retribuye a la industria.

Netflix viene a instalarse en un país con lo que se podría denominar una “cultura pirata”. Además de las altísimas estadísticas de piratería en Argentina, lo que más alarma es que una práctica ilegal y deplorable ha pasado a convertirse en un hábito en casi todos los sectores sociales, y la conciencia que hay hacia este delito se ha tornado mínima. Así la piratería continúa extendiéndose a niveles alarmantes, llegando al punto que ni a las autoridades públicas les preocupa ver vendedores de películas truchas en esquinas y centros urbanos de la ciudad de Buenos Aires. Esta creciente tendencia llevo a que más de 2500 videoclubes cerraran sus puertas entre el 2008 y el 2012, como fue el caso de Blockbuster que quebró en 2010 y tuvo que cerrar sus puertas en la argentina.

A pesar del gran afianzamiento de la piratería en la Argentina y de que la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) colocó al país en la Lista de Vigilancia Prioritaria junto a los países que más problemas de piratería tienen[4], el 7 de septiembre del 2011, Netlfix llegó a la argentina. El fundador de Netflix, Reed Hastings asegura que no existe una cultura del robo, ya que eso no sería una cultura exitosa. Lo que conduce al desarrollo de la piratería es la falta de formas legales y baratas de conseguir el contenido buscado. Esto es lo que busca ofrecer Netflix, mediante un sistema de suscripción ofreciendo un amplio contenido sin la interrupción de publicidades. Según Hastings lo que distingue a Netflix de otros video clubes es el alquiler de películas por Internet mediante streaming y el hecho de que siempre buscan mejorar su servicio.[5] Desde su arribo a la argentina, Netflix se ha asegurado de publicitar su servicio mediante una gran variedad de publicidades, especialmente en televisión. Además ofrece un mes de prueba gratuito del servicio, lo que es una buena maniobra para tratar de captar nuevos clientes y convencerlos de que es mejor pagar por Netflix que comprar DVD’s truchos o mirar videos en sitios piratas, aspirando así a un amplio mercando ya que según un estudio de Business Bureau, el 70% de los argentinos miran películas o series por internet.

En la práctica el panorama no es tan prometedor. Aunque Netflix esta apenas en su comienzo en la argentina, aquellos que lo han probado no se hayan muy satisfechos. Las principales quejas son por un contenido muy limitado. La realidad es que Netflix debe lograr ponerse a la altura de Cuevana, un sitio de streaming de películas argentino gratuito. Aunque es ilegal, tiene más de 15 millones de usuarios, quienes se mantuvieron fieles al sitio a pesar de que sus opositores lo calificaran como “pirata”, acusándolo de generar daños y pérdidas a las compañías productoras. Sin bien sufrió múltiples demandas el sitio sigue en pie y en él se ven 80 millones de series y películas por mes. Para los consumidores de contenido cinematográfico Netflix comienza con la contra de que es un servidor pago, mientras que Cuevana, entre otros, es gratuito. Netflix al pagar por las licencias sus contenidos, es legal, pero a pesar de esto la calidad de su servicio es inferior y se actualiza aproximadamente cada 3 meses, a diferencia de sitios ilegales que lo realizan casi a la par de la emisión original. Además Cuevana suma cortos, noticias, contenido adulto, blog, documentales y juegos. Aunque hay algunos problemas en su interfaz,  el formato del portal se adecúa a los nuevos requerimientos de los que navegan, como el concepto de comunidad. Los usuarios pueden poner puntaje y comentar las películas, y tiene muchos elementos tanto de la estética como del funcionamiento de Twitter (avatares y opción de “seguir”) que estructuran una comunidad más fuerte e interconectada.[6]

En Estados Unidos la piratería a caído frente a la expansión de Netflix y otros sitios legales de “streaming” de películas, pero nada asegura que ocurra lo mismo en la Argentina, cuya cultura es además muy diferente a la norteamericana. Un ejemplo de esto, es que mientras que en Argentina Blockbuster cerró por la piratería, en Estados Unidos los servicios VOD jaquearon a la empresa. Por el momento nada está definido, pero lo cierto es que la mayoría de los comentarios del servicio no son muy positivos. Netflix debería aprovechar el mes de prueba gratuito que ofrece para convencer a sus usuarios de que su producto es excelente, rápido y legal. Pero por el contrario ofrece una videoteca limitada y hasta podemos encontrar posts en Internet con trucos para poder acceder al contenido de Netflix en Estados Unidos, ya que el de América Latina es muy limitado en comparación al norteamericano. A pesar de que la piratería se ha transformado en una costumbre en Argentina, muchos no tendrían problema de pagar por un buen servicio, en el que a diferencia de los sitios piratas no sería necesario esperar a que cargue la película, pero por el momento los sitios gratuitos e ilegales ofrecen una mejor solución.


Fuentes:

[1] En linea: http://1.bp.blogspot.com/_ZYMaV7FM_gg/Shly52tO6OI/AAAAAAAAEcc/K290F1nPIFk/s400/PIRATERIA.jpg

[2] “La cultura pirata”, en La Nación online el 19/08/2010: http://www.lanacion.com.ar/1316254-la-cultura-pirata

[3] Unión Argentina de Videoeditores, “El negocio del cine y del video (piratería)” en linea: http://www.uacopi.org.ar/sistema/systemFiles/reports/archivo_30_negocio_cine_video_pirateria.pdf

[4] Barón, Ana, “Piratería: Estados Unidos puso a Argentina en su ‘lista negra'”, en Clarin online el 02/05/2012: http://www.clarin.com/sociedad/Pirateria-Unidos-Argentina-lista-negra_0_692930778.html

[5] De Zárate, Francisco, Reed Hastings, de Netflix: ‘La piratería crece cundo no hay formas legales y baratas de conseguir el contenido'”, en Clarín online el 08/09/2012: http://www.ieco.clarin.com/empresas/Reed-Hastings-Netflix-pirateria-conseguir_0_550745120.html

[6] Chetto, Melisa y otros, alumnos de Cs. de la Comunicación de la UBA, “Cultura Cuevana. Historia, estructura y controversias”, en linea: http://es.scribd.com/doc/75468934/Cultura-Cuevana

[imagen]En linea: http://mediaandentertainmentobservatory.files.wordpress.com/2012/03/video-on-line.jpg