La estabilidad dentro del cambio

Pink Floyd performing at Live 8 in London

Image via Wikipedia

Internet modificó en gran medida la forma de consumo de distintas industrias. Una muy afectada fue la industria de la música. Como se observa en el gráfico, la venta de discos se redujo un 25,12%, mientras que los ingresos generados por los shows en vivo aumentaron un 23,28%[1].

Los recitales se presentaron ante los sellos discográficos como la oportunidad para ganar más dinero. Las empresas productoras de espectáculos parecieron entender esta situación y se enfrentan en una batalla por el dominio de los shows y los estadios. En este contexto, Pop Art Music y Fenix Entertainment Group se fusionaron para vencer a Time For Fun (T4F), tal vez la organizadora más grande en Sudamérica (ver página: http://www.t4f.com.ar/).  La nueva empresa firmó un contrato de exclusividad con el estadio más atractivo para esta clase de eventos de Buenos Aires: River Plate. Además, está encargada del recital de Roger Waters, ex bajista de Pink Floyd, que agotó en tiempo récord 8 funciones
 
 
El negocio de los shows en vivo debe intentar solucionar varios desafíos, entre ellos, bajar los altos costos de producción a través del sponsoreo de, principalmente, empresas telefónicas. Otro desafío es la falta de espacio en la ciudad. Frente a esta adversidad, T4F anunció que planea construir un estadio para 15 mil, 17 mil personas. Más allá de las adversidades, las empresas explotan este  negocio porque, dentro de un modelo cambiante y lleno de modificaciones, el placer que siente el público en un recital, al ver al artista en vivo, se mantiene estable. Eso sí que no cambia. 
 

[1] Observatorio de las Industrias Creativas, Op cit. 

Anuncios

El negocio de los recitales

Por Julia Gattorna Knapp

El objetivo de este trabajo es analizar el nuevo modelo de la industria de la música. El modelo tradicional se basaba en la venta de fonogramas, por ejemplo, el punto más alto de venta en Argentina fue en 1998 con un total de 23,4 millones de unidades. A partir de entonces, la producción y ventas comenzaron a declinar año tras año. En 2008 las ventas fueron de 1599 millones de unidades, lo que representa casi la mitad de lo que fue 10 años atrás, según la última publicación del Observatorio de las Industrias Culturales (OIC)  del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Jóvenes saltando en River para probar el nivel de vibraciones.

Jóvenes saltando en River para probar el nivel de vibraciones.

A pesar de estas estadísticas, la industria de la música “no murió”. Como explica José Crettaz, resucitó en 2009 y facturó más de 1223 millones de pesos, un 86,5% más que en 2005. Estos datos los extrajo de la investigación del OIC donde se especifica que el sector que más creció fue el de la música en vivo: aumentó su participación en la facturación del 24 % al 50 % desde el 2005 hasta el 2009. Internet permite difundir y acceder a cualquier tipo de música en cualquier lugar y la salida que se encontró para generar ganancias es fomentar los shows en vivo. El modelo de negocios cambió y dentro del sector de los shows en vivo se pueden encontrar nuevas tendencias encabezadas por las productoras organizadoras de evento y los contratos a 360º. Un ejemplo de una promotora de espectáculos es Live Nation que contrata a artistas como un sello discográfico pero no se adueña de su música, sino que la promueve. Shakira, Madonna y U2 firmaron contrato con ellos y no incluyeron los derechos de autor de sus álbumes futuros.

Buenos Aires tiene un público que ofrece muchas oportunidades para la realización de recitales ya que es una ciudad con mucha cultura musical y teatral. Esto explica que Roger Waters haga récord mundial en la ciudad con ocho recitales de The Wall en marzo de 2012. La principal desventaja que se encuentra en Buenos Aires es la falta de espacios para recitales. Además, muchos artistas coinciden con el hecho de que el crecimiento en el show bussiness no es homogéneo y frente al aluvión de artistas extranjeros los nacionales quedan en desventaja. Se puede llegar a la conclusión de que como consecuencia de la digitalización y el crecimiento de la piratería el modelo tradicional de la industria de la música se vio en crisis por lo cual se empezaron a buscar otros sectores para generar ganancias. Así surge el auge de los recitales. Los recitales son el sector que más ganancias generó en 2009 y su crecimiento es palpable en 2011 también aunque todavía no se encuentren estadísticas.

Artículos relacionados:

Un aluvión de conciertos que también deja víctimas”, Página 12.

Canal de YouTube de la productora de eventos Live Nation

Página web Time For Fun

http://www.t4f.com.ar/

Video Institucional de Time For Fun

Publicación del Observatorio de Industrias Culturales

http://oic.mdebuenosaires.gov.ar/system/objetos.php?id_prod=346&