Gabriela Adamo: “Las formas de lectura están viviendo un cambio radical”

gabrielaadamo

Gabriela Adamo

Entrevistadores: Acuña – Gonnet – Kersman

Cada año, en la Ciudad de Buenos Aires se lleva a cabo la Feria Internacional del Libro. Es el evento cultural más importante de América Latina y reúne a más de un millón de visitantes en cada edición. Gabriela Adamo es Directora Ejecutiva de la Fundación El Libro, entidad que organiza la tan célebre Feria.

En la entrevista que se le realizó, Gabriela habló acerca de la organización del evento en general, cuyos exhibidores son en su mayoría editoriales, pero también un menor porcentaje de librerías. A medida que la conversación avanzaba temas más polémicos e interesantes salían a flote, como la disyuntiva entre lo democrático de permitir que todos tengan acceso a la publicación de sus libros, y lo ético-moral de preservar un estándar básico de calidad, ya que como organización, la fundación se siente responsable de ofrecer material de un cierto nivel.

Otro de los tópicos tratados fue el financiamiento de la Feria, en el que se destacó que la Fundación es una organización privada sin fines de lucro. Esto permite que todo lo recaudado pueda ser reinvertido en la misma feria, incluso en aquellos sectores menos productivos, pero no menos importantes, como la Feria Infantil y Juvenil.

Con respecto a la industria del libro, se habló sobre las amenazas a las que esta está sometida. La principal problemática a la que debe enfrentarse es la piratería, que como coincide Gabriela, es un tema que existió desde siempre y que se está trabajando para resolverlo de la manera más beneficiosa para los eslabones de la cadena de valor del libro. Sin embargo, aunque muchos consideren al e-book un problema para la industria, ella cree que es más bien un complemento que debe coexistir con el libro impreso.

Entrevista completa

Las editoriales independientes ganan terreno en el país

CRAVIOTTO – MALOVRH – ROJO

A pesar de la crisis económica y las nuevas tecnologías, el mundo de las editoriales contemporáneas logra adaptarse a los cambios. Las grandes empresas editoriales, en su búsqueda por el éxito comercial, se ven sujetas a estructuras fijas. Ante el espacio cedido por estos sellos, las editoriales independientes vieron una gran oportunidad.

La industria del libro puede definirse de alto riesgo ya que uno no tiene posibilidad de garantizar el éxito comercial de un libro. Para los autores no conocidos es muy difícil lograr que una editorial le publique su trabajo.

Con la crisis financiera del 2001, la industria sufrió una recaída. Como consecuencia,  Argentina comenzó a vivir un fenómeno totalmente nuevo: el surgimiento de editoriales independientes. Fueron producto del deseo de publicar textos de tradición local, y de la reacción ante un contexto editorial polarizado y concentrado sobre pocos grupos que fueron dejando de publicar literatura y calidad para apostar a la circulación de un libro masivo.

A diferencia de los grandes sellos, éstas apuestan al vínculo estrecho con los lectores, producto de la estrecha relación entre editor y autor. La editorial pequeña cuenta con el autor como un miembro activo de la producción editorial. Además, se limitan a editar libros y, por sobre todas las cosas, crean una estética de la lectura, imprimen su huella. Su misión es la de encontrar lo original, aquello que impresione y quede grabado en el lector. Estas editoriales permiten llevar a cabo proyectos alternativos a la edición generalizada. Permite la divulgación de otras voces y otras líneas no masivas, pero sí necesarias, para el mundo cultural.

La apuesta de muchas pequeñas editoriales tiene que ver con los modos de lectura, el amor por la literatura y la cultura. El libro de culto está ganando nuevamente en visibilidad. Las editoriales independientes están demostrando que están dispuestas a seguir creciendo y difundiendo la buena literatura.

TEXTO COMPLETO

Las editoriales independientes ganan terreno en el país

FUENTES

Kung, L. (2008) Strategic Management in the Media Industry: Theory to Practice, London and Newbury Park, Sage.

Getino, Octavio. El capital de la cultura: las industrias culturales en la Argentina. Ediciones Ciccus

CAL: Cámara argentina del libro http://www.camaradellibro.com.ar/

Consorcio de editores independientes de Argentina http://www.consorciodeeditores.com.ar/contacto.php

“Editoriales independientes de Argentina muestran vitalidad frente a trasnacionales” (2013) en línea en La jornada, http://www.jornada.unam.mx/2013/05/04/cultura/a04n1cul, (Consulta 5 de octubre del 2013)

Valle, Gustavo, “Vigencia de la editorial independiente” (2013) en línea en Perfil online, http://www.perfil.com/cultura/Vigencia-de-la-editorial-independiente-20130818-0049.html, (Consulta 3 de octubre del 2013)

Libertella, Mauro, “El regreso de los editores y traductores de calidad” (2013) en línea en Revista de Cultura, Clarín online, http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/editoriales-independientes-regreso-editores-traductores-calidad_0_1001299945.html, (Consulta 2 de octubre del 2013)

“Los editores salen a buscar a los lectores” (2013) en línea en diario BAE, http://www.diariobae.com/diario/2013/09/20/32645-los-editores-salen-a-buscar-a-los-lectores.html, (Consulta 2 de octubre del 2013)

“No pienso en la originalidad, no creo en eso, menos después de internet” (2013) en línea en Télam, http://www.telam.com.ar/notas/201309/34351-no-pienso-en-la-originalidad-no-creo-en-eso-menos-despues-de-internet.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=facebook, (Consulta 2 de octubre del 2013)

Amabook y la distribución digital de los de contenidos

Por Mercedes Rizzardi

En un mundo en constante cambio, con un público en busca de nuevos desarrollos y donde el modo de distribución de los contenidos está cambiando, las grandes editoriales han comprendido la importancia de adaptar su negocio. En el marco de ese proceso, muchas de ellas acuden a internet en busca de nuevas oportunidades que complementen las tradicionales.

La editorial española Urano es un exponente de la apuesta a este nuevo mercado. Y, en poco tiempo, ha logrado convertirse en uno de los casos con mayor éxito. En 2009 creó DigitalBooks, un proyecto que tiene como finalidad convertirse en un aglutinador de contenidos digitales y formar una red de autores, lectores y editores. La idea es que los editores le ofrezcan sus contenidos en formato digital. Por su parte, DigitalBooks se encargaría de la distribución mediante su cadena de librerías especializada, Amabook. De esta manera, el modelo de negocio es reformulado: la tecnología digital ocupa el lugar que antes tenía el papel.

Amabook es una cadena de librerías especializada en la venta de libros digitales en español. Actualmente, brinda servicios de comercialización y de distribución de contenidos en nueve países (España, Estados Unidos, Perú, Uruguay, Venezuela, Uruguay, México, Colombia, Chile y Argentina). Cuenta, en cada uno de ellos, con oficinas y con personal calificado para atender la demanda de editores y libreros.

La iniciativa se caracteriza por ofrecer un amplio catálogo de libros de diversos temas en cinco idiomas: español, catalán, francés, alemán e inglés. Éste se incrementa constantemente, sumando mes a mes las últimas novedades del mercado editorial. Ofrecer sus novedades en ambos formatos (digital y papel) ha sido un reto para la editorial, objetivo que se había comprometido a cumplir para el 2012. Los precios de las publicaciones son muy variados: se puede encontrar libros que van desde los $300 hasta otros que solo cuestan $0,75. Todo esto, sin salir de la comodidad del hogar.

El proceso de compra es muy sencillo y puede resumirse en unos pocos pasos. En primer lugar, uno debe registrarse. Luego de introducir una serie de datos y seleccionar un nombre de usuario, se pasa a formar parte de la comunidad Amabook. Tras ese proceso, se puede acceder al perfil desde cualquier dispositivo, revisar el catálogo, elegir el libro deseado y añadirlo a carro de compras. Estar registrado también brinda la posibilidad de tener un “rincón de lectura”, un espacio virtual totalmente personal donde se pueden almacenar y descargar los libros que hayan sido comprados y marcar las lecturas favoritas.

Otra de las innovaciones que ofrece la plataforma es que, a medida que se van adquiriendo los libros, se crea un historial de compra y el mismo sistema recomienda las publicaciones nuevas relacionadas con las compras anteriores.

Luego de elegir el producto, se añade al carro de compras. Antes de realizar el pago, se puede leer un extracto de él, valorarlo, o dejar un comentario que sirva para otros miembros de la comunidad. A continuación, se realiza el pago mediante tarjeta de crédito y se obtiene el libro.

Probablemente, el éxito de Amabook se deba a que ha comprendido que el futuro no está en ofrecer lo mismo que está en papel, pero en formato digital. Sino que se debe ir más allá y ofrecer algo que antes no era posible a través de los medios tradicionales. Es de este modo como, además de la venta de libros, la empresa ha desarrollado toda una serie de herramientas relacionadas con las tecnologías 2.0 que promueven la participación de los usuarios e integran a los distintos actores del mercado, desde autores hasta usuarios. Algunas de ellas son la valoración de los usuarios, la posibilidad de dejar comentarios, el newsletter mensual y, finalmente, Amablog.

En lo que respecta a las tendencias del mercado, Lucio Arrillaga, responsable de Comunicación de la empresa en la Argentina, estima que, si bien hay cierta incertidumbre, el futuro estará en la lectura de libros mediante streaming. Es decir, que el usuario podrá consumir el producto al mismo tiempo en el que se esté desarrollando la descarga. Esto permitirá que, quien haya adquirido el libro, con solo ingresar su nombre de usuario y contraseña pueda leerlo desde cualquier pantalla que cuente con acceso a internet.

Para leer más:

http://www.digitalbooks.pro

www.amabook.com.ar

http://www.edicionesurano.com

Orsai: una industria diferente

Por Felicitas Ruiz Guiñazú

Durante sus primeros años, la industria editorial tenía como motor de acción el amor e interés en la literatura y los libros, más que la búsqueda de una ganancia económica. Con el tiempo, esta realidad fue modificándose y la práctica se volvió bastante comercial. Sumado a esto, el índice de lectores fue decayendo, especialmente en el rango que va desde los 18 a los 24 años de edad. Esta caída se dio debido a la aparición de la digitalización. Los adolescentes eligen un programa de TV o una película, en lugar de un libro. Y, como si fuera poco, los costos de producción se incrementaron notablemente.

A diferencia del resto de las industrias, la editorial requiere de un público alfabetizado, es decir, formado y educado. Su contenido no puede ser comprendido y apreciado por cualquiera, por más de que una buena parte de la literatura corresponda al ámbito masivo. En sus orígenes, el libro era considerado un objeto de buena posición económica, al que podían acceder solo aquellos con gran poder. Hoy, los receptores se han ampliado, a pesar de seguir existiendo diferentes segmentos de mercado.  Un estudio realizado por la consultora Catterberg y Asociados distinguió los siguientes grupos:

–       Cautivo  (representa el 10% de la población total): conformado por lectores y compradores relativamente intensivos

–       Cautivo de no lectores (5%): constituido por compradores intensivos, que coleccionan libros antes de leerlos.

–       Periférico (20%): incluye aquel segmento de la población que son lectores y compradores no intensivos.

–       Potencial (15%): compuesto por lectores que no compran libros.

–       Inaccesible (50%): integrada por aquellos que no leen ni nunca han leído, la lectura no les interesa y jamás compran libros.

La cadena de producción de libros involucra a diferentes personas. Esto lleva a que los autores queden desvalorizados y en segundo plano. La misma se podría resumir en los siguientes pasos:

1 “Writing”:  el autor escribe sus obras y busca que se las publiquen. Solo recibe el 10 % de ganancia.

2 “Agent”: vendría a ser un autor consolidado, reconocido. Si el autor no está establecido dentro del mercado, debe recurrir a un agente que le lleve sus manuscritos a una editorial. Se queda con el 15% de las ganancias.

3 “Packager”: lleva a cabo todos los procedimientos implicados en la producción del libro, incluso su impresión.

4 “Publishing”: transforma la materia prima elaborada por el autor a un libro publicado, editado, diseñado listo para salir a la venta.

5 “Retailing”: librerías y otros locales que venden los libros a los lectores.

Hernán Casciari, cansado de todos los intermediarios involucrados en el armado de un libro, renunció en 2010 a todas las editoriales para las que trabajaba y creó un blog llamado Orsai que, en la jerga deportiva, significa “fuera de juego”. El objetivo era demostrar que la crisis de la industria no era económica, sino moral. Lo que empezó siendo un sitio web donde Casciari publicaba sus cuentos, terminó convirtiéndose, primero, en una revista hispanoamericana y, luego, en una editorial.  Su proyecto era innovador y único. Junto con un amigo, hicieron una promesa a sus lectores en crear algo diferente: una revista que no dependiese de subsidios ni de publicidad, que tuviese calidad gráfica, que se produzca en versión papel y en digital, que sea trimestral y de 200 páginas, y que sea financiada por ellos mismos sin temer el riesgo de fracasar. El staff estaría formado por su familia y su oficina sería el patio de su casa de Cataluña. Era absurdo pensar en una revista literaria en medio de la crisis del papel.

Para sorpresa de todos, los lectores contribuyeron a difundir la idea y el primer número fue leído por 10.000 personas a lo largo de todos los países de lengua hispana. La revista Orsai, pronto se convertiría en la Editorial Orsai, cuyo reglamento estaría fundado en diez puntos: el autor recibiría el 50% de las ganancias; el derecho de las obras pertenecerían al autor eternamente; el autor podrá de disponer de herramientas para conocer sus ventas, entre otros. Horacio Altuna fue uno de los primeros escritores en unirse a este proyecto. Según él, el resto de las editoriales lo tienen todo controlado para engañar al autor.

Hoy, Orsai cuenta con 5608 suscriptores online, siete números de revistas que se pueden encontrar en PDF o recibirse en papel; abrió un bar en el barrio de San Telmo, Buenos Aires, donde la gente puede tener un lugar  de encuentro en el cual compartir sus obras culturales. El objetivo a corto plazo es abrir otro en Barcelona y en alguna otra parte del continente americano para formar un triángulo hispanoamericano. Orsai considera a la cultura como la base fundamental de la complejidad de la mente. Cree que la industria cultural debe ser gratuita y libre, y aborrece a la que tiene tantos años, que compara a internet como un lastre. Al final de su discurso en TED, Hernán Casciari se atreve a decir que muy pronto la industria editorial comercial quedará en “orsai”.

Para leer más: