Amazon: el éxito que revolucionó el e-commerce

Amazon es una compañía estadounidense de comercio electrónico con sede en Seattle, Estado de Washington. Fue una de las primeras grandes compañías en vender bienes a través de Internet. Comenzó como una librería online ofreciendo la más amplia y variada oferta hasta ese entonces. Es hasta el día de hoy, que además de haber crecido y haber ampliado su negocio a otros rubros,  continúa liderando el comercio de libros a nivel global con gran éxito.

Jeff Bezos, su creador, afirma que: “El concepto de negocio, éxito y rasgo distintivo de Amazon es que nuestro catálogo de ofertas de libros es cuasi – infinito, reproducible, barato y portátil para el mundo entero, por la vía de Internet.”   Amazon revolucionó el ecommerce desde un primer momento, conservando siempre una obsesión constante por la satisfacción del cliente durante y luego del proceso de compra que lo llevó a fidelizar a sus clientes y a ir creciendo cada vez más rápido.

En la actualidad, Amazon se enfrenta diferentes desafíos, entre ellos, el lanzamiento de un sistema de streaming que permite reproducir series, películas y música y que será la competencia directa de Netflix. Por otro lado, continuar expandiendo su servicio de Amazon Prime Air, mediante el cual las compras se distribuirá mediante un sistema de drones en menos de media hora. Además, Amazon ya ofrece a los autores independientes la oportunidad de auto-publicar sus obras a través de Kindle Direct Publishing. Es una manera de impulsar a los pequeños autores que se están iniciando en la industria.   Links consultados: http://www.webometrics.info/es http://www.amazon.com/ http://www.antonioalcocer.com/amazon-analisis-de-su-modelo-de-negocio-y-ventaja-competitiva/ http://www.lanacion.com.ar/1409950-amazon

Anuncios

Caso: Creative Commons

Creative Commons es una organización sin ánimo de lucro, fundada por Lawrence Lessing, Hal Abelson y Eric Eldred en 200. Fue fundada en California y ahora está presente en 80 países. Su función es ofrecer modelos de licencias libres que permiten a los autores depositar su obra de forma libre en Internet, limitando los usos que de dichas obras se pueden hacer. Nacen para compartir y reutilizar las obras de creación bajo ciertas condiciones y el autor autoriza el uso de su obra, pero la obra continúa estando protegida. No tiene carácter de exclusividad, por tanto el autor puede otorgar otras licencias sobre la misma obra con condiciones diferentes, pero las subsiguiente licencias sólo se podrán otorgar en régimen de no exclusividad. Los seis tipos de licencias que ofrece Creative Commons son: 1) reconocimiento; 2) reconocimiento – sin obra derivada;3) reconocimiento – sin obra derivada – no comercial; 4) reconocimiento – no comercial; 5) reconocimiento – no comercial – compartir igual; 6) reconocimiento – compartir igual.

Las licencias Creative Commons proponen “algunos derechos reservados”, mientras que el copyright quiere decir “todos los derechos reservados”. Estas licencias utilizan un modelo de ingreso, ya que se trata de conceder licencias, en este caso, más amplias o permisivas que aquellas de los derechos reservados. Otorga licencias y es intermediario entre los productores de contenidos (mediando las formas en que estos se compartirán con los consumidores) y los que utilizan esos contenidos. Sin embargo, es una organización sin fines de lucro. Se sustenta a través de la inversión de los partidarios de este tipo de licencias, empresas y compañías que fomentan el libre uso de contenidos. El apoyo corporativo es brindado por sustentadores como The Beal Fund of Triangle Community Foundation, en representación de Lulu.com, Google, Mozilla Foundation y Red Hat. Además, Creative Commons cuenta con las inversiones de Best Buy, Digital Garage, Duke University, eBay, Microsoft Corporation, Mountain Equipment Co-op y Nike.

Las claves del éxito de Creative Commons se deben a razones políticas y a razones prácticas. Por un lado, los motivos políticos se basan en las “guerras de los derechos de autor”. Esto consiste en que algunas personas quieren encontrar vías alternativas para regular la creatividad, y no creen que una aplicación estricta y rígida en la era digital tenga sentido, en especial en lo tocante a la educación, la investigación científica y las obras de aficionados. Por otro lado, las razones prácticas se ven en las universidades, donde los estudiantes necesitan aprender a utilizar medios digitales para ver vídeos, registrarlos o mezclar música tanto como a escribir.

Links consultados:
http://www.creativecommons.org.ar/
http://es.wikipedia.org/wiki/Creative_Commons
http://www.creativecommons.org.ar/article/entrevista-a-lawrence-lessig/

“El que quiera estabilidad que haga un viaje a Marte”, afirma Francisco Vacas

Entrevistadores: Mazzinghi – Rohde – Elía
Entrevistado: Francisco Vacas

El miércoles 6 de noviembre el Licenciado Francisco Vacas visitó a la cátedra de “Estructura de la industria de contenidos”. En esa ocasión dio una clase muy interesante sobre la convergencia de las diferentes industrias y mercados. Además tuvo la oportunidad de presentar su libro, recientemente publicado, y de advertir a la audiencia sobre lo importante que es tomar conciencia de los cambios que acarrea la aparición de las nuevas tecnologías.

Vacas es doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid,  da clases de grado y posgrado, y admite que hace años estudia Internet y su evolución. Además le interesa cómo la tecnología cambia la comunicación, el trabajo y la cultura. Usualmente, comparte su opinión a través de sus libros y clases a diferentes públicos.

Aprovechando la presencia de Francisco en la Universidad Austral, nos tomamos el atrevimiento de realizarle algunas preguntas relacionadas con su nuevo libro “La red virtuosa. De la ola al flujo”. Es un libro breve, dedicado a los “neolectores”, en términos del autor. Es decir, para aquellos lectores que tengan poco tiempo y busquen lecturas breves.

En primer lugar nos interesamos por saber cuál fue la idea que lo llevo a elegir el título del libro. El autor nos explicó el significado de “De la ola al flujo” haciendo una analogía con la metáfora de una transfusión sanguínea. Es decir, según Vacas cuando nos conectamos a internet, recibimos un flujo continuo de las empresas y las personas más innovadoras del mundo. Por lo tanto, los usuarios tenemos dos opciones. O bien nos adaptamos a este flujo, o metemos la cabeza debajo de la tierra como el “síndrome del avestruz”.

A su vez, Francisco comparó los cambios tecnológicos actuales con los de épocas pasadas. Según el, anteriormente la ola tecnológica se desarrollaba de manera progresiva y paulatina, por lo que resultaba más fácil adaptarse. El autor agregó que hoy, más que nunca antes en la historia, la tecnología está cambiando rápidamente la vida de las personas. Además dijo que los cambios se están dando en un “estilo tsunami”, por lo que resulta probable que nos traslade a un mundo completamente diferente.

Cuando le preguntamos sobre cómo cree que repercuten estos avances en el ámbito educativo y en su vida profesional, Vacas hizo hincapié en que la educación hoy en día es permanente, de por vida. Es decir “o te formas, o pereces”.

Luego de escuchar la opinión objetiva del entrevistado sobre la tecnológica, nos interesamos por saber si su visión podía considerarse “apocalíptica”. El autor nos respondió que es necesario estar preparado para el escenario más disruptivo posible. Además, ejemplificó con los cambios dramáticos que están sucediendo en los países más desarrollados como Estados Unidos o Japón.

Por otro lado, Francisco aseguró que se puede prever que el mercado del trabajo de las próximas generaciones va a cambiar enormemente. Esto puede considerarse un reto, aunque pueda resultar divertido. A pesar de que no existen “fórmulas mágicas” para el éxito, hay más oportunidades que nunca.

Finalmente, el experto admitió no tener respuestas claras, aunque las pistas nos lleven a un escenario amenazante. De todas formas, aconsejó que bailemos con la entropía, ya que de eso se trata el mercado de la vida. Para concluir Francisco bromeó: “El que quiera estabilidad que haga un viaje a marte”.

Un dato interesante es que, dado que el autor desea que su libro tenga alcance mundial, simplemente con mandarle un mail y pedirle una copia el autor comparte su libro en formato pdf. Además, invitamos a todo aquel interesado en las nuevas tecnologías que visite el blog de Vacas.

ENTREVISTA COMPLETA:

Sebastián Noejovich: ”Opción Libros se centra en las pequeñas y medianas editoriales, el 60% del mercado”

Entrevistadores: Bregliano – Saibene –  Sarno Jordán

La Dirección de Industrias Creativas de la Ciudad, como parte de la política Opción Libros, brinda asistencia económica para viajes a ferias internacionales, realiza la Conferencia Editorial, la incubación de nuevas empresas (IncuBA), y eventos como la “Noche de las librerías”, entre otros. Sebastián Noejovich es el Coordinador de Opción Libros en dicho departamento, además de ser docente de Literatura en el Instituto Universitario Nacional de Artes y el Museo Nacional de Bellas Artes. Es un fiel promotor del hábito de la lectura y tiene una visión positiva con respecto a la proyección y posicionamiento de la industria editorial argentina.

Noejovich comenzó explicando que con la necesidad de promover las pequeñas y medianas editoriales, en el 2006 se creó Opción Libros. Surgió dentro de lo que entonces era el Ministerio de Producción y después perteneció al Ministerio de Desarrollo Económico, pero actualmente depende de la Subsecretaría de Economía Creativa. Sebastián aclaró que el hecho de pertenecer al área de gestión económica, hizo que se ponga una mirada sobre el sector editorial que se revelaba útil y necesaria. Tradicionalmente el encuadre que se hacía de la gestión pública del sector pasaba más por lo cultural y no tanto por las necesidades económicas específicas o los problemas económicos que el sector tenia, y lo que eran sus fortalezas y debilidades. “Entonces lo que se busca dentro del Ministerio de Desarrollo Económico es, partiendo de un mapa de lo que es la industria editorial, trabajar sobre aquellas cuestiones que nosotros consideramos que se pueden desarrollar”, destacó el experto.  Desde el año 2008, Opción Libros fue posicionándose cada vez mejor dentro del sector editorial, afinando la puntería en actividades de formación profesional, o actividades de vinculación o “networking” y después actividades directas de promoción editorial. También destacó el hecho de que Opción Libros se centra en las pequeñas y medianas editoriales que hoy día constituyen el 60% del mercado.

Con respecto a los obstáculos en la implementación de la política, Opción Libros no tuvo. Las editoriales como una industria con intereses propios, al sentirse representadas e implicadas por la política, no significaron una dificultad en su implementación. Noejovich, sin embargo, mencionó un problema que es general a todas las industrias del país, y es el de la “institucionalidad bastante baja” y el poco “desarrollo de lo que son hábitos asociativos”. Con respecto al problema de los hábitos asociativos, el Coordinador General explicó que en el caso del libro existen dos Cámaras: la Cámara Argentina de publicación y la Cámara Argentina del Libro. Sobre todo con esta última, que representa a las más pequeñas editoriales,  se unieron pidiéndole que fuera  teniendo un rol cada vez más activo en el vinculo con Opción Libros. “Es decir que propongan, que nos acompañen, que corrijan”, profundizó Noejovich. “Yo creo que la cámara en ese sentido no fue una dificultad, se fue de a poco adaptando a ese esquema de trabajo y fue provechoso para nosotros y para la cámara”. Refiriéndose al problema de la baja institucionalidad, Sebastián destaca que su trabajo desde la Dirección General de Industrias Creativas tiene que ver con incrementarla. Y no solo trabajan con la industria del libro, sino que también la música, sobre el diseño de indumentaria, el diseño grafico, emprendedores y distintos ámbitos. Noejovich hizo hincapié en que tratan siempre de crear actividades implicando a las Cámaras y de esa manera ayudarlas a que sean más representativas, más fuertes.

En la entrevista se le comentó a Sebastián la dificultad que tuvo el equipo del blog a la hora de encontrar datos concretos online sobre los resultados de esta política. Él explicó que se pueden pedir los datos en la Dirección de Negocios del Exterior, ya que esta industria cuenta con la ventaja de poder medir resultados concretos al depender del Ministerio de Desarrollo Económico. Nos brindó dos ejemplos de actividades que aportan datos concretos: “Ronda de negocios” y “Leer para crecer”.  La ronda de negocios es un encuentro de negocios anual que se hace junto a la Fundación El Libro, en el marco de las jornadas profesionales de la feria del libro, por la cual colaboran con la visita de invitados del interior del país o internacionales que se juntan con editoriales locales. Son presentados y hacen que se reúnan tratando de generar oportunidades de negocios. Sebastián profundizó sobre el tema y dijo: “Antes venían a la feria del libro y se juntaban las cinco o seis personas o editoriales de siempre que los editores ya conocían y tenían un vinculo. Nuestro trabajo fue, no solo sumar nuevas personas que vengan de afuera, sino además presentarles una cantidad enorme de pequeñas y medianas editoriales que ellos no tenían idea de que existían”. La ronda de negocios  tiene todos los años una evaluación de cómo salió y un informe con la cantidad de reuniones que se generaron, las editoriales locales e internacionales que participaron y montos estimados de las operaciones que se concretaron o que se estima que se van a concretar a partir de este encuentro.

“Leer para crecer” es un sistema de compras que tiene el Gobierno Nacional dentro del Ministerio de Educación para la compra  de libros para maestros. Según cuenta Noejovich, lo que históricamente pasaba era que las compras del estado estaban orientadas a las grandes editoriales que tenían capacidades de promoción entre los maestros o en de lobby ante las autoridades y demás. Opción Libros organizó una Feria del Libro para Docentes y Bibliotecarios, que se hizo en septiembre. Allí reunieron junto al Ministerio de Educación y su área de compras “Libros para crecer”, a los docentes y armaron una una feria de libros para ellos. Entonces reunieron un mayor número de editoriales y ayudaron a que los docentes descubran recursos bibliográficos nuevos, junto a talleres de formación para los docentes. “Termina la actividad y vos sabes qué cantidad de editoriales participaron de esa feria, la cantidad de docentes que vinieron, cuantos talleres se organizaron (…) a algunos les fue mejor a otros peor y son cosas que se pueden medir”.

Cuando al entrevistado se le preguntó que diferencias existen entre lo que inicialmente se pensó para esta política y lo que se está viviendo hoy en día, dijo que tuvieron que hacer correcciones a lo largo de los años, y una de esas correcciones fue la política de subsidios. Cuando empezó esta gestión el 70% de los subsidios que se daban iban a producción (se los ayudaba en la impresión de los libros y en la compra de papel), pero que si hay que hacer una evaluación mas fina del mercado, por la política cambiaria, hoy en día los problemas son de comercialización y no de producción. Es por eso que no tiene sentido que se subsidie tanto al sector de la producción, sino también que muchos subsidios vayan orientados a que libreros puedan viajar a una o más ferias internacionales y de esa formar poder llevar su oferta editorial y hacer contactos (nuevas formas de comercialización), subsidios orientados en traer gente de afuera para que conozca la oferta local, entre otras cosas.  De esta forma la política fue corrigiendo y ajustando cuestiones a lo largo de los años para lograr la efectividad.

Entrevista completa aquí.

Video de youtube.

David Delgado de Robles: “Casi el 95% de los libros que se leen en la Argentina son impresos”

Por Cloé Karagozlu

Santillana es un grupo editorial que encabeza la publicación de textos escolares como también de ediciones generales en España y América Latina.  Desde marzo del 2000, forma parte del grupo de medios de comunicación PRISA, líder en educación, información y entretenimiento.  En la Argentina, Santillana también comprende las editoriales Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara y Suma de letras, y está dirigida por David Delgado de Robles, quien ha vivido en varios países de Latinoamérica, motivado por su trabajo en la industria del libro.

Todos saben que uno de los principales desafíos de las editoriales hoy es el e-book.  Ante su crecimiento, muchos dudan si éste será el responsable de terminar con el libro de papel.  Delgado, por su parte, cree que el libro de papel no morirá rápidamente ya que vendrán unos años donde convivirán ambos tipos de lectura. Además, asegura que la lectura en papel aún no ha disminuido.  Sin embargo, es verdad que junto a las nuevas generaciones, se llevará a cabo una sustitución real del libro tradicional, ya que los más jóvenes leen más en las plataformas digitales.  Delgado alude a la reflexión que hace el historiador Roger Chartier en su libro Historia de la lectura en el mundo occidental para explicar cómo cree que cambiarán los hábitos de lectura. Cree que todos los materiales de estudio pueden leerse perfectamente por computadora, pero la literatura más tradicional se sostiene mejor con el libro físico, ya que “el libro de papel tiene más profundidad y es mejor para reflexionar”.  Por el contrario, sostiene que la lectura en los formatos digitales es más lineal.

Ahora bien, no hay que olvidar las ventajas que trae consigo esta nueva tecnología, y entre ellas se incluye la creciente interrelación entre el lector y el editor.  Cuando uno libro digital está asociado con un sistema de interconectividad, el lector puede señalar qué le interesa, qué citas le gustaron, y estas notas pueden ser enviadas al editor, quien podrá hacer estudios y analizar qué prefieren los lectores, para satisfacer mejor la demanda.  En Santillana se utiliza este sistema, ya que valoran positivamente la interactividad en la que se basa el libro digital.

Ninguna editorial puede quedarse inmóvil frente a la progresiva tecnologización que sacude a la industria.  Es por esto que Delgado explica que en Santillana hay dos tipos de publicaciones: las educativas y el resto (textos de literatura, ensayos, etc.).  Es en el primer grupo donde sí ven que la tecnología causará cambios significativos, ya que el libro de papel hoy no basta para que los niños aprendan.  El director de la editorial ejemplifica esto al decir que,  por ejemplo, es mucho más interactivo e interesante aprender sobre los volcanes si se complementa la lectura con un video. Santillana está enriqueciendo los textos escolares con material digital. Con respecto al segundo grupo, asegura que las novelas y los ensayos están siendo publicados en papel y en el formato digital para que  los libros también puedan  comercializarse en la web.

Entre los varios temas que se abarcaron, se le preguntó a Delgado cuál era la estrategia más exitosa para promover la venta de libros: si la estrategia de portfolio o la de hit.  La primera sostiene que lo ideal es publicar una mezcla de libros, ya que entre tantos, uno será exitoso, mientras que la segunda prefiere apostar todo a un solo proyecto.  Delgado asegura que lo ideal es combinar ambas.  Para poder tener una secuela exitosa, primero hay que tener un libro exitoso.  Santillana publicó la saga Crepúsculo, y una secuela así asegura años de muy buenas ventas, pero es verdad que estos aciertos no ocurren siempre: “Siempre tienes que tener un mix de novelas, de autores tradicionales que sabes que van a funcionar y también arriesgarte con nuevos autores, nuevas historias, ya que a lo mejor, alguna de ellas puede ser un best seller”.

Inevitablemente, iban a llegar las preguntas sobre el Gobierno Nacional.  En primer lugar, se preguntó cuánto influye el Gobierno y la ideología de turno en la producción y en la demanda de los libros educativos. Santillana le vende, aproximadamente, entre un dos y un cuatro por ciento de su facturación total al Gobierno, entre los que se incluyen libros educativos y literarios.  Delgado explica que el Gobierno posee una comisión que se encarga de la selección de libros, que generalmente está compuesta por especialistas técnicos, y como estos programas se diseñaron ya hace mucho tiempo, hace que los políticos de turno no tengan una gran injerencia en las decisiones de compra. “En la Argentina, el modelo es bastante transparente. De hecho, las editoriales podemos recoger a cualquiera de los elegidores de los libros ya que tenemos todos los nombres.  En los últimos años no hemos tenido conocimiento de que se comprara o no un libro por razones políticas”, subraya.

Con respecto a la creciente presión gubernamental por incrementar la producción nacional, Delgado asegura que antes, algunas editoriales imprimían algunos libros en el extranjero ya que lo exigía su encuadernación o, simplemente, por un motivo de menores costos.  Sin embargo, ahora todo es diferente, ya que las editoriales imprimen todos sus libros en la Argentina, salvo algunas excepciones muy pequeñas.  “Cumplimos lo que nos pidieron y hoy prácticamente el 95% de los libros que se leen son impresos en Argentina”, afirma. La crisis de la eurozona no afectó gravemente a la industria nacional de libros porque ya la mayoría de los libros debían publicarse en el país, pero la compra de los derechos de autor fue el único tema que trajo más dificultades y hoy deben pagar más por ellos. Hoy, Santillana posee los derechos para la publicación en español de los títulos del novelista Mario Vargas Llosa, como del célebre autor gales Ken Follet.

Aleks Krotoski desenreda la Web

Por Eugenia Herrera y Sofia Todoroff

El jueves 23 de agosto Aleks Krotoski estuvo en nuestro país para brindar una serie de conferencias acerca de “La Revolución Virtual: riesgos y desafíos”. Aleks es la autora y presentadora del exitoso documental The Virtual Revolution, producido por la BBC y ganador de premios Emmy y Bafta. Realizó su tesis de doctorado en Psicología Social en la Universidad de Surrey, al final de 2009, sobre cómo la información se extiende en torno a las redes sociales de la World Wide Web.

Actualmente se dedica al periodismo a través de un podcast de tecnología en Tech Weekly. Además, es investigadora asociada en el Instituto de Internet de la Universidad de Oxford y en abril de 2013 presentará su primer libro Untangling the Web (Desenredando la red).

Hace más de 10 años que Krotoski investiga la influencia de la web en la vida de las personas. En la conferencia habló de cómo las WWW penetran cada vez más nuestra intimidad. Aleks se pregunta si esto es una bendición o una maldición, cómo se ha modificado la idea de privacidad ahora que intercambiamos valiosos fragmentos de nuestras vidas íntimas con amigos y empresas, qué significa para quienes no están conectados, qué debemos y qué no debemos hacer en la web.

Si bien muchos acusamos a la web de generar adicción, infidelidades, cosificar a las personas, disminuir el contacto con otras personas, esta investigadora nos plantea la contracara. Nos dice que también revoluciona, que da mensajes de esperanza, que conecta ideas, que ayuda a derribar gobiernos corruptos, nos la muestra como una panacea. Sostiene que lo desconocido nos espanta y que por ello ponemos a la red bajo un escrutinio furioso constante.

Asimismo Aleks cree que Internet representa a nuestro subconsciente, nuestro deseo de darnos a conocer, de saber quiénes somos. Para ella la World Wide Web encendió nuestros impulsos narcisistas. Sin embargo,  ¿podemos saber quiénes éramos? ¿quiénes somos? ¿quiénes vamos a ser? es complejo saberlo. Pero Krotoski advierte que a través de complejos algoritmos los buscadores como Google tratan de imitarnos buscan satisfacer nuestras necesidades de información, penetran en la intimidad de nuestras búsquedas para descubrir nuestros deseos, quiénes somos y así lograr complacernos. No hay ningún área que no haya caído en la telaraña de la web.

Para la investigadora el problema es que aún se continúa experimentando, no sabemos qué va a pasar. Hoy se ve a la red con esperanza, como una democratizadora del acceso a la información, como un espacio de auto expresión, de liberación, de creación de conocimiento. Sin embargo Aleks advierte que “el árbol no nos deja ver el bosque” y que si bien puede tener muchas cosas buenas tiene sus riesgos y desafíos.

Luego de la conferencia la norteamericana agradeció a quienes asistieron a través de su cuenta personal en Twitter. ¡Seguila! @aleksk

Además es recomendable la entrevista que le hizo Leonardo Ferri a Krotoski para Página 12.

Orsai: una industria diferente

Por Felicitas Ruiz Guiñazú

Durante sus primeros años, la industria editorial tenía como motor de acción el amor e interés en la literatura y los libros, más que la búsqueda de una ganancia económica. Con el tiempo, esta realidad fue modificándose y la práctica se volvió bastante comercial. Sumado a esto, el índice de lectores fue decayendo, especialmente en el rango que va desde los 18 a los 24 años de edad. Esta caída se dio debido a la aparición de la digitalización. Los adolescentes eligen un programa de TV o una película, en lugar de un libro. Y, como si fuera poco, los costos de producción se incrementaron notablemente.

A diferencia del resto de las industrias, la editorial requiere de un público alfabetizado, es decir, formado y educado. Su contenido no puede ser comprendido y apreciado por cualquiera, por más de que una buena parte de la literatura corresponda al ámbito masivo. En sus orígenes, el libro era considerado un objeto de buena posición económica, al que podían acceder solo aquellos con gran poder. Hoy, los receptores se han ampliado, a pesar de seguir existiendo diferentes segmentos de mercado.  Un estudio realizado por la consultora Catterberg y Asociados distinguió los siguientes grupos:

–       Cautivo  (representa el 10% de la población total): conformado por lectores y compradores relativamente intensivos

–       Cautivo de no lectores (5%): constituido por compradores intensivos, que coleccionan libros antes de leerlos.

–       Periférico (20%): incluye aquel segmento de la población que son lectores y compradores no intensivos.

–       Potencial (15%): compuesto por lectores que no compran libros.

–       Inaccesible (50%): integrada por aquellos que no leen ni nunca han leído, la lectura no les interesa y jamás compran libros.

La cadena de producción de libros involucra a diferentes personas. Esto lleva a que los autores queden desvalorizados y en segundo plano. La misma se podría resumir en los siguientes pasos:

1 “Writing”:  el autor escribe sus obras y busca que se las publiquen. Solo recibe el 10 % de ganancia.

2 “Agent”: vendría a ser un autor consolidado, reconocido. Si el autor no está establecido dentro del mercado, debe recurrir a un agente que le lleve sus manuscritos a una editorial. Se queda con el 15% de las ganancias.

3 “Packager”: lleva a cabo todos los procedimientos implicados en la producción del libro, incluso su impresión.

4 “Publishing”: transforma la materia prima elaborada por el autor a un libro publicado, editado, diseñado listo para salir a la venta.

5 “Retailing”: librerías y otros locales que venden los libros a los lectores.

Hernán Casciari, cansado de todos los intermediarios involucrados en el armado de un libro, renunció en 2010 a todas las editoriales para las que trabajaba y creó un blog llamado Orsai que, en la jerga deportiva, significa “fuera de juego”. El objetivo era demostrar que la crisis de la industria no era económica, sino moral. Lo que empezó siendo un sitio web donde Casciari publicaba sus cuentos, terminó convirtiéndose, primero, en una revista hispanoamericana y, luego, en una editorial.  Su proyecto era innovador y único. Junto con un amigo, hicieron una promesa a sus lectores en crear algo diferente: una revista que no dependiese de subsidios ni de publicidad, que tuviese calidad gráfica, que se produzca en versión papel y en digital, que sea trimestral y de 200 páginas, y que sea financiada por ellos mismos sin temer el riesgo de fracasar. El staff estaría formado por su familia y su oficina sería el patio de su casa de Cataluña. Era absurdo pensar en una revista literaria en medio de la crisis del papel.

Para sorpresa de todos, los lectores contribuyeron a difundir la idea y el primer número fue leído por 10.000 personas a lo largo de todos los países de lengua hispana. La revista Orsai, pronto se convertiría en la Editorial Orsai, cuyo reglamento estaría fundado en diez puntos: el autor recibiría el 50% de las ganancias; el derecho de las obras pertenecerían al autor eternamente; el autor podrá de disponer de herramientas para conocer sus ventas, entre otros. Horacio Altuna fue uno de los primeros escritores en unirse a este proyecto. Según él, el resto de las editoriales lo tienen todo controlado para engañar al autor.

Hoy, Orsai cuenta con 5608 suscriptores online, siete números de revistas que se pueden encontrar en PDF o recibirse en papel; abrió un bar en el barrio de San Telmo, Buenos Aires, donde la gente puede tener un lugar  de encuentro en el cual compartir sus obras culturales. El objetivo a corto plazo es abrir otro en Barcelona y en alguna otra parte del continente americano para formar un triángulo hispanoamericano. Orsai considera a la cultura como la base fundamental de la complejidad de la mente. Cree que la industria cultural debe ser gratuita y libre, y aborrece a la que tiene tantos años, que compara a internet como un lastre. Al final de su discurso en TED, Hernán Casciari se atreve a decir que muy pronto la industria editorial comercial quedará en “orsai”.

Para leer más: