“El que quiera estabilidad que haga un viaje a Marte”, afirma Francisco Vacas

Entrevistadores: Mazzinghi – Rohde – Elía
Entrevistado: Francisco Vacas

El miércoles 6 de noviembre el Licenciado Francisco Vacas visitó a la cátedra de “Estructura de la industria de contenidos”. En esa ocasión dio una clase muy interesante sobre la convergencia de las diferentes industrias y mercados. Además tuvo la oportunidad de presentar su libro, recientemente publicado, y de advertir a la audiencia sobre lo importante que es tomar conciencia de los cambios que acarrea la aparición de las nuevas tecnologías.

Vacas es doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid,  da clases de grado y posgrado, y admite que hace años estudia Internet y su evolución. Además le interesa cómo la tecnología cambia la comunicación, el trabajo y la cultura. Usualmente, comparte su opinión a través de sus libros y clases a diferentes públicos.

Aprovechando la presencia de Francisco en la Universidad Austral, nos tomamos el atrevimiento de realizarle algunas preguntas relacionadas con su nuevo libro “La red virtuosa. De la ola al flujo”. Es un libro breve, dedicado a los “neolectores”, en términos del autor. Es decir, para aquellos lectores que tengan poco tiempo y busquen lecturas breves.

En primer lugar nos interesamos por saber cuál fue la idea que lo llevo a elegir el título del libro. El autor nos explicó el significado de “De la ola al flujo” haciendo una analogía con la metáfora de una transfusión sanguínea. Es decir, según Vacas cuando nos conectamos a internet, recibimos un flujo continuo de las empresas y las personas más innovadoras del mundo. Por lo tanto, los usuarios tenemos dos opciones. O bien nos adaptamos a este flujo, o metemos la cabeza debajo de la tierra como el “síndrome del avestruz”.

A su vez, Francisco comparó los cambios tecnológicos actuales con los de épocas pasadas. Según el, anteriormente la ola tecnológica se desarrollaba de manera progresiva y paulatina, por lo que resultaba más fácil adaptarse. El autor agregó que hoy, más que nunca antes en la historia, la tecnología está cambiando rápidamente la vida de las personas. Además dijo que los cambios se están dando en un “estilo tsunami”, por lo que resulta probable que nos traslade a un mundo completamente diferente.

Cuando le preguntamos sobre cómo cree que repercuten estos avances en el ámbito educativo y en su vida profesional, Vacas hizo hincapié en que la educación hoy en día es permanente, de por vida. Es decir “o te formas, o pereces”.

Luego de escuchar la opinión objetiva del entrevistado sobre la tecnológica, nos interesamos por saber si su visión podía considerarse “apocalíptica”. El autor nos respondió que es necesario estar preparado para el escenario más disruptivo posible. Además, ejemplificó con los cambios dramáticos que están sucediendo en los países más desarrollados como Estados Unidos o Japón.

Por otro lado, Francisco aseguró que se puede prever que el mercado del trabajo de las próximas generaciones va a cambiar enormemente. Esto puede considerarse un reto, aunque pueda resultar divertido. A pesar de que no existen “fórmulas mágicas” para el éxito, hay más oportunidades que nunca.

Finalmente, el experto admitió no tener respuestas claras, aunque las pistas nos lleven a un escenario amenazante. De todas formas, aconsejó que bailemos con la entropía, ya que de eso se trata el mercado de la vida. Para concluir Francisco bromeó: “El que quiera estabilidad que haga un viaje a marte”.

Un dato interesante es que, dado que el autor desea que su libro tenga alcance mundial, simplemente con mandarle un mail y pedirle una copia el autor comparte su libro en formato pdf. Además, invitamos a todo aquel interesado en las nuevas tecnologías que visite el blog de Vacas.

ENTREVISTA COMPLETA:

Anuncios

Sebastián Noejovich: ”Opción Libros se centra en las pequeñas y medianas editoriales, el 60% del mercado”

Entrevistadores: Bregliano – Saibene –  Sarno Jordán

La Dirección de Industrias Creativas de la Ciudad, como parte de la política Opción Libros, brinda asistencia económica para viajes a ferias internacionales, realiza la Conferencia Editorial, la incubación de nuevas empresas (IncuBA), y eventos como la “Noche de las librerías”, entre otros. Sebastián Noejovich es el Coordinador de Opción Libros en dicho departamento, además de ser docente de Literatura en el Instituto Universitario Nacional de Artes y el Museo Nacional de Bellas Artes. Es un fiel promotor del hábito de la lectura y tiene una visión positiva con respecto a la proyección y posicionamiento de la industria editorial argentina.

Noejovich comenzó explicando que con la necesidad de promover las pequeñas y medianas editoriales, en el 2006 se creó Opción Libros. Surgió dentro de lo que entonces era el Ministerio de Producción y después perteneció al Ministerio de Desarrollo Económico, pero actualmente depende de la Subsecretaría de Economía Creativa. Sebastián aclaró que el hecho de pertenecer al área de gestión económica, hizo que se ponga una mirada sobre el sector editorial que se revelaba útil y necesaria. Tradicionalmente el encuadre que se hacía de la gestión pública del sector pasaba más por lo cultural y no tanto por las necesidades económicas específicas o los problemas económicos que el sector tenia, y lo que eran sus fortalezas y debilidades. “Entonces lo que se busca dentro del Ministerio de Desarrollo Económico es, partiendo de un mapa de lo que es la industria editorial, trabajar sobre aquellas cuestiones que nosotros consideramos que se pueden desarrollar”, destacó el experto.  Desde el año 2008, Opción Libros fue posicionándose cada vez mejor dentro del sector editorial, afinando la puntería en actividades de formación profesional, o actividades de vinculación o “networking” y después actividades directas de promoción editorial. También destacó el hecho de que Opción Libros se centra en las pequeñas y medianas editoriales que hoy día constituyen el 60% del mercado.

Con respecto a los obstáculos en la implementación de la política, Opción Libros no tuvo. Las editoriales como una industria con intereses propios, al sentirse representadas e implicadas por la política, no significaron una dificultad en su implementación. Noejovich, sin embargo, mencionó un problema que es general a todas las industrias del país, y es el de la “institucionalidad bastante baja” y el poco “desarrollo de lo que son hábitos asociativos”. Con respecto al problema de los hábitos asociativos, el Coordinador General explicó que en el caso del libro existen dos Cámaras: la Cámara Argentina de publicación y la Cámara Argentina del Libro. Sobre todo con esta última, que representa a las más pequeñas editoriales,  se unieron pidiéndole que fuera  teniendo un rol cada vez más activo en el vinculo con Opción Libros. “Es decir que propongan, que nos acompañen, que corrijan”, profundizó Noejovich. “Yo creo que la cámara en ese sentido no fue una dificultad, se fue de a poco adaptando a ese esquema de trabajo y fue provechoso para nosotros y para la cámara”. Refiriéndose al problema de la baja institucionalidad, Sebastián destaca que su trabajo desde la Dirección General de Industrias Creativas tiene que ver con incrementarla. Y no solo trabajan con la industria del libro, sino que también la música, sobre el diseño de indumentaria, el diseño grafico, emprendedores y distintos ámbitos. Noejovich hizo hincapié en que tratan siempre de crear actividades implicando a las Cámaras y de esa manera ayudarlas a que sean más representativas, más fuertes.

En la entrevista se le comentó a Sebastián la dificultad que tuvo el equipo del blog a la hora de encontrar datos concretos online sobre los resultados de esta política. Él explicó que se pueden pedir los datos en la Dirección de Negocios del Exterior, ya que esta industria cuenta con la ventaja de poder medir resultados concretos al depender del Ministerio de Desarrollo Económico. Nos brindó dos ejemplos de actividades que aportan datos concretos: “Ronda de negocios” y “Leer para crecer”.  La ronda de negocios es un encuentro de negocios anual que se hace junto a la Fundación El Libro, en el marco de las jornadas profesionales de la feria del libro, por la cual colaboran con la visita de invitados del interior del país o internacionales que se juntan con editoriales locales. Son presentados y hacen que se reúnan tratando de generar oportunidades de negocios. Sebastián profundizó sobre el tema y dijo: “Antes venían a la feria del libro y se juntaban las cinco o seis personas o editoriales de siempre que los editores ya conocían y tenían un vinculo. Nuestro trabajo fue, no solo sumar nuevas personas que vengan de afuera, sino además presentarles una cantidad enorme de pequeñas y medianas editoriales que ellos no tenían idea de que existían”. La ronda de negocios  tiene todos los años una evaluación de cómo salió y un informe con la cantidad de reuniones que se generaron, las editoriales locales e internacionales que participaron y montos estimados de las operaciones que se concretaron o que se estima que se van a concretar a partir de este encuentro.

“Leer para crecer” es un sistema de compras que tiene el Gobierno Nacional dentro del Ministerio de Educación para la compra  de libros para maestros. Según cuenta Noejovich, lo que históricamente pasaba era que las compras del estado estaban orientadas a las grandes editoriales que tenían capacidades de promoción entre los maestros o en de lobby ante las autoridades y demás. Opción Libros organizó una Feria del Libro para Docentes y Bibliotecarios, que se hizo en septiembre. Allí reunieron junto al Ministerio de Educación y su área de compras “Libros para crecer”, a los docentes y armaron una una feria de libros para ellos. Entonces reunieron un mayor número de editoriales y ayudaron a que los docentes descubran recursos bibliográficos nuevos, junto a talleres de formación para los docentes. “Termina la actividad y vos sabes qué cantidad de editoriales participaron de esa feria, la cantidad de docentes que vinieron, cuantos talleres se organizaron (…) a algunos les fue mejor a otros peor y son cosas que se pueden medir”.

Cuando al entrevistado se le preguntó que diferencias existen entre lo que inicialmente se pensó para esta política y lo que se está viviendo hoy en día, dijo que tuvieron que hacer correcciones a lo largo de los años, y una de esas correcciones fue la política de subsidios. Cuando empezó esta gestión el 70% de los subsidios que se daban iban a producción (se los ayudaba en la impresión de los libros y en la compra de papel), pero que si hay que hacer una evaluación mas fina del mercado, por la política cambiaria, hoy en día los problemas son de comercialización y no de producción. Es por eso que no tiene sentido que se subsidie tanto al sector de la producción, sino también que muchos subsidios vayan orientados a que libreros puedan viajar a una o más ferias internacionales y de esa formar poder llevar su oferta editorial y hacer contactos (nuevas formas de comercialización), subsidios orientados en traer gente de afuera para que conozca la oferta local, entre otras cosas.  De esta forma la política fue corrigiendo y ajustando cuestiones a lo largo de los años para lograr la efectividad.

Entrevista completa aquí.

Video de youtube.

Marina Calzado Linage: el desafío de la “música académica”

Por Fernanda Silva Velasco

En líneas generales, cuando nos referimos a la industria de la música, lo hacemos pensando en la música popular, en la que se “consume” , en una estrella pop determinada, en un video musical o en un tema pegadizo de la radio. Pero,  ¿qué pasa con la música clásica o con el ámbito académico? ¿Cómo se desarrolla? ¿Tiene las mismas amenazas y oportunidades que se ofrecen a la industria de la música popular?

Marina Calzado Linage,  profesora de la Cátedra de Percusión del Conservatorio de la Ciudad de Buenos Aires, directora del ensamble de percusión del IUNA y percusionista colaboradora  en múltiples producciones nacionales, da una perspectiva cercana sobre cómo se trabaja dentro de la industria musical clásica, a la cual ella prefiere referirse como música académica.

Brevemente, comenta sobre cómo se desarrolla esta parte de la industria musical  y cuáles son sus piezas clave. Comienza a explicar cuál es el  público que accede a este tipo de música, el cual se divide en dos: un “público  permanente”,  a quienes les interesa y les gusta la música académica como los ensambles de percusión; y el “público ocasional“, que se asombra frente a este tipo de agrupaciones y presentaciones. Al público lo denominó como una  herramienta trascendental, la cual ayudaría a solventar esa difusión escasa que se tiene dentro de esa parte de la industria y agregó que se nota que la música académica no es como la música popular, allí el público es mucho más específico y escaso.

Otra pieza clave para el desarrollo de esa industria es el apoyo estatal, que Calzado Linage rescata como un elemento que permite el desarrollo de la infraestructura para los artistas y sus presentaciones.  No obstante, a pesar de esta ayuda del Estado, la debilidad que encuentra es que no hay programas de mecenazgo que permitan desarrollar proyectos culturales. “A veces el Estado puede financiar la infraestructura pero no puede pagar honorarios y traslados”, sostiene.

De la mano de estas debilidades se encuentran las amenazas de la cadena de valor de la industria de la música académica. El rol de los productores y de los distribuidores afecta negativamente al artista porque  los productores y los distribuidores no se interesan por este tipo de música. La artista indica que, generalmente, el artista toma su material y lo produce de manera independiente porque existe una limitación, (por no decir ausencia), de productores nacionales que desarrollen esta parte de la música. Calzado Linage indica que hay un solo sello que produce música académica, lo cual traba la difusión. No obstante, viéndolo desde un lado positivo, la ventaja que encuentra  en el terreno académico  es que el artista puede presentar un disco e instalarse sin una gran productora y, como tiene un mercado mucho más chico, es más fácil penetrarlo.

El panorama para la música académica cambia cuando si se hace referecia al exterior. Marina Calzado Linage, tras sus múltiples colaboraciones, afirma que muchos de sus trabajos, antes de tener un reconocimiento nacional, han tenido repercusión y un gran posicionamiento en el extranjero. Aludió al caso de una de sus coloraciones con la primera grabación de una ópera argentina, la cual no tuvo un gran alcance nacional pero pudo venderse en otros países a través de Amazon.

“El problema no es lo específico de este tipo de música, es que el mercado no ha sido explotado aún”, comenta la artista. No se trata de una parte de la industria relegada, sino más bien de una parte de la industria por explorar. Hay un público estable, lo cual la mantiene, pero el público potencial es al cual apuntan. La música clásica, orquestal, académica, o como pueda referirse, es un ámbito que continúa en la lucha permanente de difusión.

Para escuchar la entrevista: