Amazon: el éxito que revolucionó el e-commerce

Amazon es una compañía estadounidense de comercio electrónico con sede en Seattle, Estado de Washington. Fue una de las primeras grandes compañías en vender bienes a través de Internet. Comenzó como una librería online ofreciendo la más amplia y variada oferta hasta ese entonces. Es hasta el día de hoy, que además de haber crecido y haber ampliado su negocio a otros rubros,  continúa liderando el comercio de libros a nivel global con gran éxito.

Jeff Bezos, su creador, afirma que: “El concepto de negocio, éxito y rasgo distintivo de Amazon es que nuestro catálogo de ofertas de libros es cuasi – infinito, reproducible, barato y portátil para el mundo entero, por la vía de Internet.”   Amazon revolucionó el ecommerce desde un primer momento, conservando siempre una obsesión constante por la satisfacción del cliente durante y luego del proceso de compra que lo llevó a fidelizar a sus clientes y a ir creciendo cada vez más rápido.

En la actualidad, Amazon se enfrenta diferentes desafíos, entre ellos, el lanzamiento de un sistema de streaming que permite reproducir series, películas y música y que será la competencia directa de Netflix. Por otro lado, continuar expandiendo su servicio de Amazon Prime Air, mediante el cual las compras se distribuirá mediante un sistema de drones en menos de media hora. Además, Amazon ya ofrece a los autores independientes la oportunidad de auto-publicar sus obras a través de Kindle Direct Publishing. Es una manera de impulsar a los pequeños autores que se están iniciando en la industria.   Links consultados: http://www.webometrics.info/es http://www.amazon.com/ http://www.antonioalcocer.com/amazon-analisis-de-su-modelo-de-negocio-y-ventaja-competitiva/ http://www.lanacion.com.ar/1409950-amazon

“El que quiera estabilidad que haga un viaje a Marte”, afirma Francisco Vacas

Entrevistadores: Mazzinghi – Rohde – Elía
Entrevistado: Francisco Vacas

El miércoles 6 de noviembre el Licenciado Francisco Vacas visitó a la cátedra de “Estructura de la industria de contenidos”. En esa ocasión dio una clase muy interesante sobre la convergencia de las diferentes industrias y mercados. Además tuvo la oportunidad de presentar su libro, recientemente publicado, y de advertir a la audiencia sobre lo importante que es tomar conciencia de los cambios que acarrea la aparición de las nuevas tecnologías.

Vacas es doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid,  da clases de grado y posgrado, y admite que hace años estudia Internet y su evolución. Además le interesa cómo la tecnología cambia la comunicación, el trabajo y la cultura. Usualmente, comparte su opinión a través de sus libros y clases a diferentes públicos.

Aprovechando la presencia de Francisco en la Universidad Austral, nos tomamos el atrevimiento de realizarle algunas preguntas relacionadas con su nuevo libro “La red virtuosa. De la ola al flujo”. Es un libro breve, dedicado a los “neolectores”, en términos del autor. Es decir, para aquellos lectores que tengan poco tiempo y busquen lecturas breves.

En primer lugar nos interesamos por saber cuál fue la idea que lo llevo a elegir el título del libro. El autor nos explicó el significado de “De la ola al flujo” haciendo una analogía con la metáfora de una transfusión sanguínea. Es decir, según Vacas cuando nos conectamos a internet, recibimos un flujo continuo de las empresas y las personas más innovadoras del mundo. Por lo tanto, los usuarios tenemos dos opciones. O bien nos adaptamos a este flujo, o metemos la cabeza debajo de la tierra como el “síndrome del avestruz”.

A su vez, Francisco comparó los cambios tecnológicos actuales con los de épocas pasadas. Según el, anteriormente la ola tecnológica se desarrollaba de manera progresiva y paulatina, por lo que resultaba más fácil adaptarse. El autor agregó que hoy, más que nunca antes en la historia, la tecnología está cambiando rápidamente la vida de las personas. Además dijo que los cambios se están dando en un “estilo tsunami”, por lo que resulta probable que nos traslade a un mundo completamente diferente.

Cuando le preguntamos sobre cómo cree que repercuten estos avances en el ámbito educativo y en su vida profesional, Vacas hizo hincapié en que la educación hoy en día es permanente, de por vida. Es decir “o te formas, o pereces”.

Luego de escuchar la opinión objetiva del entrevistado sobre la tecnológica, nos interesamos por saber si su visión podía considerarse “apocalíptica”. El autor nos respondió que es necesario estar preparado para el escenario más disruptivo posible. Además, ejemplificó con los cambios dramáticos que están sucediendo en los países más desarrollados como Estados Unidos o Japón.

Por otro lado, Francisco aseguró que se puede prever que el mercado del trabajo de las próximas generaciones va a cambiar enormemente. Esto puede considerarse un reto, aunque pueda resultar divertido. A pesar de que no existen “fórmulas mágicas” para el éxito, hay más oportunidades que nunca.

Finalmente, el experto admitió no tener respuestas claras, aunque las pistas nos lleven a un escenario amenazante. De todas formas, aconsejó que bailemos con la entropía, ya que de eso se trata el mercado de la vida. Para concluir Francisco bromeó: “El que quiera estabilidad que haga un viaje a marte”.

Un dato interesante es que, dado que el autor desea que su libro tenga alcance mundial, simplemente con mandarle un mail y pedirle una copia el autor comparte su libro en formato pdf. Además, invitamos a todo aquel interesado en las nuevas tecnologías que visite el blog de Vacas.

ENTREVISTA COMPLETA:

David Delgado de Robles: “Casi el 95% de los libros que se leen en la Argentina son impresos”

Por Cloé Karagozlu

Santillana es un grupo editorial que encabeza la publicación de textos escolares como también de ediciones generales en España y América Latina.  Desde marzo del 2000, forma parte del grupo de medios de comunicación PRISA, líder en educación, información y entretenimiento.  En la Argentina, Santillana también comprende las editoriales Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara y Suma de letras, y está dirigida por David Delgado de Robles, quien ha vivido en varios países de Latinoamérica, motivado por su trabajo en la industria del libro.

Todos saben que uno de los principales desafíos de las editoriales hoy es el e-book.  Ante su crecimiento, muchos dudan si éste será el responsable de terminar con el libro de papel.  Delgado, por su parte, cree que el libro de papel no morirá rápidamente ya que vendrán unos años donde convivirán ambos tipos de lectura. Además, asegura que la lectura en papel aún no ha disminuido.  Sin embargo, es verdad que junto a las nuevas generaciones, se llevará a cabo una sustitución real del libro tradicional, ya que los más jóvenes leen más en las plataformas digitales.  Delgado alude a la reflexión que hace el historiador Roger Chartier en su libro Historia de la lectura en el mundo occidental para explicar cómo cree que cambiarán los hábitos de lectura. Cree que todos los materiales de estudio pueden leerse perfectamente por computadora, pero la literatura más tradicional se sostiene mejor con el libro físico, ya que “el libro de papel tiene más profundidad y es mejor para reflexionar”.  Por el contrario, sostiene que la lectura en los formatos digitales es más lineal.

Ahora bien, no hay que olvidar las ventajas que trae consigo esta nueva tecnología, y entre ellas se incluye la creciente interrelación entre el lector y el editor.  Cuando uno libro digital está asociado con un sistema de interconectividad, el lector puede señalar qué le interesa, qué citas le gustaron, y estas notas pueden ser enviadas al editor, quien podrá hacer estudios y analizar qué prefieren los lectores, para satisfacer mejor la demanda.  En Santillana se utiliza este sistema, ya que valoran positivamente la interactividad en la que se basa el libro digital.

Ninguna editorial puede quedarse inmóvil frente a la progresiva tecnologización que sacude a la industria.  Es por esto que Delgado explica que en Santillana hay dos tipos de publicaciones: las educativas y el resto (textos de literatura, ensayos, etc.).  Es en el primer grupo donde sí ven que la tecnología causará cambios significativos, ya que el libro de papel hoy no basta para que los niños aprendan.  El director de la editorial ejemplifica esto al decir que,  por ejemplo, es mucho más interactivo e interesante aprender sobre los volcanes si se complementa la lectura con un video. Santillana está enriqueciendo los textos escolares con material digital. Con respecto al segundo grupo, asegura que las novelas y los ensayos están siendo publicados en papel y en el formato digital para que  los libros también puedan  comercializarse en la web.

Entre los varios temas que se abarcaron, se le preguntó a Delgado cuál era la estrategia más exitosa para promover la venta de libros: si la estrategia de portfolio o la de hit.  La primera sostiene que lo ideal es publicar una mezcla de libros, ya que entre tantos, uno será exitoso, mientras que la segunda prefiere apostar todo a un solo proyecto.  Delgado asegura que lo ideal es combinar ambas.  Para poder tener una secuela exitosa, primero hay que tener un libro exitoso.  Santillana publicó la saga Crepúsculo, y una secuela así asegura años de muy buenas ventas, pero es verdad que estos aciertos no ocurren siempre: “Siempre tienes que tener un mix de novelas, de autores tradicionales que sabes que van a funcionar y también arriesgarte con nuevos autores, nuevas historias, ya que a lo mejor, alguna de ellas puede ser un best seller”.

Inevitablemente, iban a llegar las preguntas sobre el Gobierno Nacional.  En primer lugar, se preguntó cuánto influye el Gobierno y la ideología de turno en la producción y en la demanda de los libros educativos. Santillana le vende, aproximadamente, entre un dos y un cuatro por ciento de su facturación total al Gobierno, entre los que se incluyen libros educativos y literarios.  Delgado explica que el Gobierno posee una comisión que se encarga de la selección de libros, que generalmente está compuesta por especialistas técnicos, y como estos programas se diseñaron ya hace mucho tiempo, hace que los políticos de turno no tengan una gran injerencia en las decisiones de compra. “En la Argentina, el modelo es bastante transparente. De hecho, las editoriales podemos recoger a cualquiera de los elegidores de los libros ya que tenemos todos los nombres.  En los últimos años no hemos tenido conocimiento de que se comprara o no un libro por razones políticas”, subraya.

Con respecto a la creciente presión gubernamental por incrementar la producción nacional, Delgado asegura que antes, algunas editoriales imprimían algunos libros en el extranjero ya que lo exigía su encuadernación o, simplemente, por un motivo de menores costos.  Sin embargo, ahora todo es diferente, ya que las editoriales imprimen todos sus libros en la Argentina, salvo algunas excepciones muy pequeñas.  “Cumplimos lo que nos pidieron y hoy prácticamente el 95% de los libros que se leen son impresos en Argentina”, afirma. La crisis de la eurozona no afectó gravemente a la industria nacional de libros porque ya la mayoría de los libros debían publicarse en el país, pero la compra de los derechos de autor fue el único tema que trajo más dificultades y hoy deben pagar más por ellos. Hoy, Santillana posee los derechos para la publicación en español de los títulos del novelista Mario Vargas Llosa, como del célebre autor gales Ken Follet.

Amabook y la distribución digital de los de contenidos

Por Mercedes Rizzardi

En un mundo en constante cambio, con un público en busca de nuevos desarrollos y donde el modo de distribución de los contenidos está cambiando, las grandes editoriales han comprendido la importancia de adaptar su negocio. En el marco de ese proceso, muchas de ellas acuden a internet en busca de nuevas oportunidades que complementen las tradicionales.

La editorial española Urano es un exponente de la apuesta a este nuevo mercado. Y, en poco tiempo, ha logrado convertirse en uno de los casos con mayor éxito. En 2009 creó DigitalBooks, un proyecto que tiene como finalidad convertirse en un aglutinador de contenidos digitales y formar una red de autores, lectores y editores. La idea es que los editores le ofrezcan sus contenidos en formato digital. Por su parte, DigitalBooks se encargaría de la distribución mediante su cadena de librerías especializada, Amabook. De esta manera, el modelo de negocio es reformulado: la tecnología digital ocupa el lugar que antes tenía el papel.

Amabook es una cadena de librerías especializada en la venta de libros digitales en español. Actualmente, brinda servicios de comercialización y de distribución de contenidos en nueve países (España, Estados Unidos, Perú, Uruguay, Venezuela, Uruguay, México, Colombia, Chile y Argentina). Cuenta, en cada uno de ellos, con oficinas y con personal calificado para atender la demanda de editores y libreros.

La iniciativa se caracteriza por ofrecer un amplio catálogo de libros de diversos temas en cinco idiomas: español, catalán, francés, alemán e inglés. Éste se incrementa constantemente, sumando mes a mes las últimas novedades del mercado editorial. Ofrecer sus novedades en ambos formatos (digital y papel) ha sido un reto para la editorial, objetivo que se había comprometido a cumplir para el 2012. Los precios de las publicaciones son muy variados: se puede encontrar libros que van desde los $300 hasta otros que solo cuestan $0,75. Todo esto, sin salir de la comodidad del hogar.

El proceso de compra es muy sencillo y puede resumirse en unos pocos pasos. En primer lugar, uno debe registrarse. Luego de introducir una serie de datos y seleccionar un nombre de usuario, se pasa a formar parte de la comunidad Amabook. Tras ese proceso, se puede acceder al perfil desde cualquier dispositivo, revisar el catálogo, elegir el libro deseado y añadirlo a carro de compras. Estar registrado también brinda la posibilidad de tener un “rincón de lectura”, un espacio virtual totalmente personal donde se pueden almacenar y descargar los libros que hayan sido comprados y marcar las lecturas favoritas.

Otra de las innovaciones que ofrece la plataforma es que, a medida que se van adquiriendo los libros, se crea un historial de compra y el mismo sistema recomienda las publicaciones nuevas relacionadas con las compras anteriores.

Luego de elegir el producto, se añade al carro de compras. Antes de realizar el pago, se puede leer un extracto de él, valorarlo, o dejar un comentario que sirva para otros miembros de la comunidad. A continuación, se realiza el pago mediante tarjeta de crédito y se obtiene el libro.

Probablemente, el éxito de Amabook se deba a que ha comprendido que el futuro no está en ofrecer lo mismo que está en papel, pero en formato digital. Sino que se debe ir más allá y ofrecer algo que antes no era posible a través de los medios tradicionales. Es de este modo como, además de la venta de libros, la empresa ha desarrollado toda una serie de herramientas relacionadas con las tecnologías 2.0 que promueven la participación de los usuarios e integran a los distintos actores del mercado, desde autores hasta usuarios. Algunas de ellas son la valoración de los usuarios, la posibilidad de dejar comentarios, el newsletter mensual y, finalmente, Amablog.

En lo que respecta a las tendencias del mercado, Lucio Arrillaga, responsable de Comunicación de la empresa en la Argentina, estima que, si bien hay cierta incertidumbre, el futuro estará en la lectura de libros mediante streaming. Es decir, que el usuario podrá consumir el producto al mismo tiempo en el que se esté desarrollando la descarga. Esto permitirá que, quien haya adquirido el libro, con solo ingresar su nombre de usuario y contraseña pueda leerlo desde cualquier pantalla que cuente con acceso a internet.

Para leer más:

http://www.digitalbooks.pro

www.amabook.com.ar

http://www.edicionesurano.com

En papel o en pantalla, la lectura no se perdió

Por Cloé Karagozlu

¿Sobrevivirá el libro de papel? ¿Podrá con las promesas infinitas que trae consigo el e-book? ¿Qué será de las editoriales, de las librerías, de las bibliotecas? ¿Las cerrarán?

Estas son algunas de las preguntas que ya han sido tratadas en varios artículos, y las opiniones respecto a estos temas divergen.  Pero hay que alejarse de las opiniones que son extremistas ya que, como se ha visto con la evolución de los medios, no se puede hablar de posturas antagónicas porque predominan los matices.  La radio no murió una vez que surgió la televisión, y es más, hoy conviven y se complementan.  Este es un ejemplo muy claro de la convergencia.  Los fatalistas deben aprender que un nuevo medio no mata a su predecesor.

Respecto a los libros, la situación cambiará, sin duda, ya que ambos formatos (papel y digital) encontrarán su lugar.  Pero, si uno va a la raíz del asunto, ambas plataformas dependen de la lectura.  Es posible que no se pierda el hábito de la lectura, y por esto se considera que ambos tienen sus propias ventajas a la hora de continuar estimulando la lectura.

Ariel Torres, columnista de La Nación, sostiene que “habiendo superado el entrenamiento inicial, cuando la lectura se ha vuelto una segunda naturaleza, nadie dejará esta práctica ni por todo el oro del mundo”. Asegura que esa es la razón por la que los que son lectores de libros de papel también leen mucho en e-books. Según él, lo que importa no es el libro, sino el “milagro de la lectura”.

A la vez, sostiene que hay que incentivar a las nuevas generaciones para que continúen con el hábito de la lectura, ya que es esencial. Ninguna computadora o videojuego puede reemplazarlo. “Si durante los últimos 500 años la literatura hubiera venido impresa en rollos de alambre de púa, amaríamos el alambre de púa. Este amor es temporal. El otro, el de la lectura, es el que me preocupa”, agrega.

Los distintos soportes encontrarán la manera de sobrevivir, pero si lo más importante, que es la lectura, muere, nada tiene mucho sentido.  Ahora bien, ¿qué ocurre si en lugar de pensar que solo un soporte sobrevivirá, se cambia de enfoque y se considera que ambas pueden unirse para que la lectura continúe creciendo? Una vez más, ambas plataformas dependen de ella, y juntas, pueden hacer que este hábito se potencie.

Patricia Arancibia, licenciada en Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, que actualmente trabaja en Barnes & Noble, una cadena de librerías muy poderosa de Estados Unidos, dice que ambas plataformas se complementan.  Ella sostiene que es muy diferente la compra de un libro de papel respecto del digital, ya que este último es una compra más impulsiva y satisface al usuario de un modo diferente.  Le puede ofrecer una lectura más personalizada, más interactiva pero, por el otro lado, todavía no ofrece la cantidad de títulos que se encuentran disponibles en la plataforma de papel que, además, como Arancibia dice, sigue siendo el favorito a la hora de regalar.  Pero, en definitiva, no importa qué se compra, ya que ambas estimulan la lectura.  Como satisfacen necesidades secundarias diferentes, en vez de pensar que una terminará con la otra, es más relevante concentrarse en el hecho de que las dos incentivan la lectura, aunque, y quizás afortunadamente, de diferente modo.

La Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura (ENHL), realizada entre octubre y noviembre de 2011, reflejó que los lectores digitales se duplicaron de un 21 a un 44% (igualmente, en este porcentaje se incluyen también las revistas y los diarios.  La lectura de libros en formato digital aumentó de un 55 a un 59%.).

La lectura en formatos digitales está creciendo progresivamente y el estudio reveló que ambas prácticas pueden reforzar la una a la otra: “(…) una vez que se atraviesa el ‘umbral de la lectura’, ya sea a partir del papel o de la PC, se tiende a leer en ambos soportes”.  La encuesta también reveló que menos del 1% de los lectores digitales lee únicamente libros bajados de Internet y que un 7% lee de ambos soportes.  En cambio, un 67% lee exclusivamente en papel y, por lo tanto, el estudio concluye lo siguiente: “En este caso, más claramente que en el de los diarios, la práctica lectora en PC no solo no disminuye la lectura en papel, sino que parece ser un modo más para acercase a la lectura de libros”.

En otras palabras, aunque todavía en la Argentina no hubo un crecimiento muy pequeño respecto de los lectores que solo leen libros en formato digital, Natalia Calcagno, Coordinadora del Sistema de Información Cultural de la Argentina (SinCA), de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación,  asegura que “lo más interesante del impacto de esta innovación tecnológica es que, lejos de atentar contra la lectura, parece abrir más canales y posibilidades para ella. Es más lo que se gana que lo que se pierde. Crece la lectura en pantalla, pero también hay más lectores de libros y diarios. En tanto, aumentan de forma considerable las publicaciones locales y los nuevos géneros de producción escrita en Internet.”

Como conclusión, se podría decir que no vale la pena decidir el destino del libro impreso.  En la Argentina, la gran mayoría lee libros en papel y, aunque la lectura digital continúe creciendo, esto no será perjudicial para la lectura impresa.  Ambos sirven para diferentes propósitos, y con el tiempo se encontrarán más y nuevas funciones por cumplir.  Se complementan y de esta forma el mágico hábito de la lectura continúa difundiéndose. En definitiva,  lo que importa es que la sociedad siga leyendo porque, de este modo, los dos soportes se beneficiarán. No se trata de un juego de suma cero, sino que la riqueza radica en la complementariedad.

Para leer más:

http://www.cultura.gov.ar/archivos/noticias_docs/Presentacion_encuesta_lectura.pdf

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/subnotas/26249-6900-2012-08-25.html

http://www.lanacion.com.ar/1431405-lo-que-importa-no-es-el-libro-sino-la-lectura

http://www.lanacion.com.ar/1425488-los-fanaticos-de-los-ebooks-prefieren-libros-impresos-para-sus-hijos

http://www.lanacion.com.ar/1316481-el-libro-electronico-no-va-a-matar-a-las-librerias

http://www.telam.com.ar/nota/35913/

Las editoriales en la nueva era

Por Felicitas Gallego Luque

Mariano Roca es director de Tusquets Editores Argentina desde 1984. Tusquets inició su actividad en España, en 1969, y cuenta con filiales en Argentina y México.

Roca fue entrevistado por su larga trayectoria en la industria del libro, y habló acerca de Internet, del futuro del ebook, de la piratería y del rol de las editoriales.

Consultado sobre los principales problemas y  amenazas que tiene la industria del libro en el contexto actual de Internet, Mariano Roca explicó: “Está clarísimo que va a haber un cambio fuerte y no podemos saber todavía  es si el ebook es un aliado o un problema.  En principio debería ser un aliado porque se supone que es un soporte diferente, pero es un libro. El primer gran problema es la piratería. En cuanto a legislación, la piratería de libros es un tema sin solución, es difícil atraparlos; el que piratea sale indemne.

Además se refirió respecto de su rol en la industria y el impacto que tienen las nuevas tecnologías en su trabajo. “el papel del editor es ser un FILTRO entre el público y el autor. Ese es el valor agregado que le da la editorial, cada una tiene su particularidad, una determinada línea. Esta línea editorial busca determinado tipo de autor y lo presenta a un público afín a esa editorial, que de otro modo no lo encontraría”.