Daniel Benchimol: “El libro tradicional no va a desaparecer”

Entrevista por: Candelaria McLean, Jazmín Avellaneda, Antonella Simes.

Un mismo texto impreso tradicionalmente o digitalizado varía en mucho más que su formato, Daniel Benchimol fundador del grupo 451 (empresa que ofrece servicios a editoriales para que lleven sus productos a formatos digitales), destacó que existen dos pilares diferenciales entre ambos. En primer lugar, el concepto de la reproducción infinita, es decir que al encontrarse en formato digital nunca se agota. Para las editoriales conforma un agregado comercial y para las personas introduce una nueva conducta, ya que el saber que no se agotará les da un margen de compra y elección. El segundo pilar es la disponibilidad mundial del mismo. Un libro digital está disponible en el mismo momento para todo el mundo y sin costos adicionales. El libro impreso tiene un proceso mucho más complejo y costoso en su distribución.

El proceso de digitalización de un libro se destaca por ser un proceso corto y veloz, Daniel Benchimol cuenta que un libro tradicional lleva aproximadamente un día en digitalizarse, excepto los más complejos que llevan como máximo una semana. Asimismo, hay que saber que es un proceso amplio, donde el tipo de libro afecta directamente su producción.

A pesar del crecimiento en auge de las empresas de digitalización de libros, Benchimol reconoce la brecha digital que se dan en el país y la región frente a países más desarrollados. Destaca un importante atraso, el cual lo encuentra ligado a la insuficiencia de dispositivos o su falta de penetración en la región, lo cual lleva a que las editoriales no se animen a publicar sus libros en este nuevo formato. No obstante, aclaró que a pesar de tener siempre un margen de dos o tres años de atraso en cuanto a las nuevas tecnologías, la Argentina tiene una cultura y un consumo muy elevado de libros en la región. Como toda tecnología, el ebook llegará y se integrará igual de rápido que las otras.

El sistema educativo es un condicionante fundamental a la hora de transmitir conocimiento, pero aún no ha logrado adaptarse a las nuevas generaciones. Benchimol, asegura que este sistema no tiene conciencia alguna acerca de la influencia de las nuevas tecnologías, ya que preparan a los estudiantes para un mundo que existía hace 20 años y no para el que sucederá en 20 años, es decir que no los prepara para el futuro. Sin embargo, reconoce que implicaría un cambio total en el paradigma educativo con mucha preparación docente.

En cuanto a la desaparición del libro tradicional (papel) Daniel Benchimol no cree que esto suceda porque hay muchos lectores que no van a  querer transitar ese cambio. Está muy ligada a la sociedad, y por eso es muy difícil que se traduzca en la desaparición completa del formato. Cuando las nuevas generaciones crezcan va a tener poco sentido seguir haciéndolo en papel, como paso con la música que la gente consume por otros espacios. Imaginando el futuro, el libro en papel va a quedar destinado a un nicho en donde en determinados rubros va a ser muy fuerte, tiene un valor como unidad que no lo tiene el digital. En algunos la materialidad es muy importante y es difícil de atravesarlo a lo digital, como libros de arte o de fotografía, o inclusive de niños que tienen una morfología que no se puede pasar a digital.

Anuncios

E-book: surgimiento y estadísticas

Avellaneda, Jazmín
Mclean, Candelaria
Simes, Antonella
El libro electrónico es una versión digital del libro tradicional. Permite que el lector se acerque a la lectura de modo similar y si bien ofrece cada vez más ventajas (como la durabilidad de la batería, el poco material utilizado para producirlo y la economía del espacio), no ha llegado a desarrollar todo su potencial como soporte, ya que le falta incorporar imágenes y sonidos. A pesar de que se han visto avances en la compatibilidad de formatos, todavía hay productos que no se adaptan a este.

En América Latina la producción de ebooks es aún inestable, y su futuro es incierto a menos que mejoren sus condiciones de acceso a un sector más amplio de lectores.
Daniel Benchimol, experto en Publicaciones Digitales habla de la situación en nuestro país y cuenta que aún estamos en una etapa muy prematura, con pocos contenidos y dificultad para acceder a las tablets y a los ereaders, de manera masiva. Argentina ha recibido desde siempre de manera tardía los cambios tecnológicos pero, finalmente, siempre arriban. En la actualidad ya hay varias editoriales en nuestro país que publican solo en formato digital. Entre ellas se destacan Editorial Conejo, Santos Locos, De Parados, Caballo Negro y Hoja de Trabajo. Los países que más han adoptado este nuevo dispositivo son Inglaterra, Estados Unidos, China y Rusia.

Uno de los debates más importantes alrededor del libro electrónico gira en torno a los derechos de autor y a las licencias de uso. Hay quienes apoyan el intercambio de cultura sin restricciones, como es el caso de la organización Vía Libre y Creative Commons Argentina, o editoriales como O’Reilly. Pero también frente al miedo de perder los derechos sobre el contenido de las obras, Adobe creó un sistema de seguridad encuadrado dentro de los sistemas de gestión digital de derechos (DRM – sus siglas en inglés -). Los sistemas de DRM restringen la lectura de libros en dispositivos distintos, hay limitaciones por fecha y borrado de libros ya comprados. Como sucedió con Amazon que borró miles de copias de la novela 1984 de George Orwell.
Se argumenta que existe una desaparición de datos reales de los ebooks en las estadísticas. Esto se vio reflejado en las ventas de los 50 libros más vendidos en donde se mostraba que las ventas de los ebooks se desaceleraban contra las ventas de los libros en papel. Hay que resaltar que la realidad comercial de los libros electrónicos es diferente a la del libro impreso, y lo que se interpreta como una reducción puede ser una desaparición en los datos registrados de los libros más vendidos. (Los datos de este estudio sin embargo, omiten el impacto de la auto publicación o de las publicaciones digitales de compañías como Amazon). Otro aspecto a tener en cuenta en el crecimiento de los e-books es que sus ventas no tienen relación directa siempre con las ventas del mismo libro impreso. Además algunos métodos de edición y publicación, como las auto publicaciones de algunos autores no figuran en datos estadísticos.
Danien Benchimol afirma que “Las publicaciones digitales implican el cambio más importante en la industria de los contenidos en los últimos 500 años. La industria cultural más longeva de todas, es la última en transitar el cambio.”

Fuentes

http://www.san-pablo.com.ar/rol/?seccion=articulos&id=4385

http://sipse.com/tecnologia/futuro-incierto-para-e-books-51301.html

http://www.usatoday.com/story/life/books/2013/10/06/e-books-reading/2877471/

http://es.wikipedia.org/wiki/Libro_electr%C3%B3nico#Seguridad_en_el_libro_electr.C3.B3nico

http://ticsyformacion.com/2011/12/08/estadisticas-de-publicacion-de-ebooks-infografia-infographic/

Informe completo: ebook (1)