“El que quiera estabilidad que haga un viaje a Marte”, afirma Francisco Vacas

Entrevistadores: Mazzinghi – Rohde – Elía
Entrevistado: Francisco Vacas

El miércoles 6 de noviembre el Licenciado Francisco Vacas visitó a la cátedra de “Estructura de la industria de contenidos”. En esa ocasión dio una clase muy interesante sobre la convergencia de las diferentes industrias y mercados. Además tuvo la oportunidad de presentar su libro, recientemente publicado, y de advertir a la audiencia sobre lo importante que es tomar conciencia de los cambios que acarrea la aparición de las nuevas tecnologías.

Vacas es doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid,  da clases de grado y posgrado, y admite que hace años estudia Internet y su evolución. Además le interesa cómo la tecnología cambia la comunicación, el trabajo y la cultura. Usualmente, comparte su opinión a través de sus libros y clases a diferentes públicos.

Aprovechando la presencia de Francisco en la Universidad Austral, nos tomamos el atrevimiento de realizarle algunas preguntas relacionadas con su nuevo libro “La red virtuosa. De la ola al flujo”. Es un libro breve, dedicado a los “neolectores”, en términos del autor. Es decir, para aquellos lectores que tengan poco tiempo y busquen lecturas breves.

En primer lugar nos interesamos por saber cuál fue la idea que lo llevo a elegir el título del libro. El autor nos explicó el significado de “De la ola al flujo” haciendo una analogía con la metáfora de una transfusión sanguínea. Es decir, según Vacas cuando nos conectamos a internet, recibimos un flujo continuo de las empresas y las personas más innovadoras del mundo. Por lo tanto, los usuarios tenemos dos opciones. O bien nos adaptamos a este flujo, o metemos la cabeza debajo de la tierra como el “síndrome del avestruz”.

A su vez, Francisco comparó los cambios tecnológicos actuales con los de épocas pasadas. Según el, anteriormente la ola tecnológica se desarrollaba de manera progresiva y paulatina, por lo que resultaba más fácil adaptarse. El autor agregó que hoy, más que nunca antes en la historia, la tecnología está cambiando rápidamente la vida de las personas. Además dijo que los cambios se están dando en un “estilo tsunami”, por lo que resulta probable que nos traslade a un mundo completamente diferente.

Cuando le preguntamos sobre cómo cree que repercuten estos avances en el ámbito educativo y en su vida profesional, Vacas hizo hincapié en que la educación hoy en día es permanente, de por vida. Es decir “o te formas, o pereces”.

Luego de escuchar la opinión objetiva del entrevistado sobre la tecnológica, nos interesamos por saber si su visión podía considerarse “apocalíptica”. El autor nos respondió que es necesario estar preparado para el escenario más disruptivo posible. Además, ejemplificó con los cambios dramáticos que están sucediendo en los países más desarrollados como Estados Unidos o Japón.

Por otro lado, Francisco aseguró que se puede prever que el mercado del trabajo de las próximas generaciones va a cambiar enormemente. Esto puede considerarse un reto, aunque pueda resultar divertido. A pesar de que no existen “fórmulas mágicas” para el éxito, hay más oportunidades que nunca.

Finalmente, el experto admitió no tener respuestas claras, aunque las pistas nos lleven a un escenario amenazante. De todas formas, aconsejó que bailemos con la entropía, ya que de eso se trata el mercado de la vida. Para concluir Francisco bromeó: “El que quiera estabilidad que haga un viaje a marte”.

Un dato interesante es que, dado que el autor desea que su libro tenga alcance mundial, simplemente con mandarle un mail y pedirle una copia el autor comparte su libro en formato pdf. Además, invitamos a todo aquel interesado en las nuevas tecnologías que visite el blog de Vacas.

ENTREVISTA COMPLETA:

Adrián Quiroga: La producción de formatos y una ventaja alternativa

Por Sofía De Cucco Alconada

Verne Casa Productora es una productora de contenidos audiovisuales que además de generar sus propios proyectos presta servicios de producción a otras empresas. Su dueño es Adrián Quiroga, que ha tenido una gran trayectoria como productor ejecutivo en Promofilm, empresa líder en latinoamérica que hoy forma parte del grupo español Mediapro.

Para Quiroga, entre estas dos maneras de emprender -producir contenidos propios y prestar servicios- hay una diferencia importante, especialmente porque los estilos de hacer las cosas varían. “Cuando trabajo sobre proyectos propios tengo un estilo y una forma, y trabajando para otras empresas muchas veces me tengo que adaptar a las metodologías que ellos vienen utilizando”, sostiene. Para la productora, su forma de organizar un proyecto es en base a una pregunta muy simple: “¿qué programa nos gustaría hacer de los que no hay en la televisión?”.

Fotógrafas es un programa producido por Verne que acaba de terminarse y que sigue al aire en el Canal A. Nació con la idea de generar contenido artístico-cultural en una televisión “que no tiene esa demanda ni esa opción en pantalla o está reducida a señales muy periféricas- en todo sentido, desde grilla hasta comercialmente, ya que no tienen pauta y tienen muy bajo costo”. Sin embargo, son pocas las oportunidades en las que se puede generar un contenido artístico- cultural y propio. Muchas veces los contratan para formatos preexistentes en los que tienen que adaptarse. Otras veces, los “tercerizan” para proyectos en donde, a nivel desarrollo, pueden aportar poco, ya que es algo que está acotado.

Con respecto a una productora como Promofilm, que inició el desarrollo de formatos para el exterior, es interesante la forma en la que se organizan según el país al cual exportan. Cada productor regional se encarga de transmitir las necesidades del mercado local. “Hay un olfato con ciertos formatos que pueden llegar a funcionar”, explica Quiroga. Por supuesto, cada país es distinto porque cada cultura es distinta, y así como algunos programas funcionan en algunos lugares, en otros no. Agrandadytos, programa que fue un éxito en la Argentina por la audacia y viveza que demostraban los chicos al responder las preguntas que les hacían, no lo fue tanto en un país como México, por ejemplo.  Otros productos reconocidos internacionalmente de Promofilm fueron  Expedición Robinson o El conquistador del fin del mundo, formatos que innovan con la producción de realities.

La exportación de formatos televisivos en la Argentina es cíclica. El contenido de TV de aire es bastante homogéneo y se puede ver una tendencia entre los países latinoamericanos con ciertos formatos. El problema es que cuesta ver algo que sea nuevo, que guste y que al mismo tiempo sea masivo. Se puede ver canales como Nat Geo, por ejemplo, que funcionan pero que no llegan a ser masivos.

De todas maneras, nada de esto quita que las oportunidades de trabajo hoy  sean amplias. Hay muchas señales que compran contenidos a productoras. Generan trabajo, y así, el mercado se abre. Al mismo tiempo, hay productoras más consagradas, que siempre tienen programas al aire. “También está el viejo camino de empezar desde asistente de producción, ganando experiencia y aprendiendo”, sostiene Quiroga, que trabajó como ayudante del asistente de producción de Tato Bores. Además, hay productoras que trabajan en otras plataformas. Y eso es  un fenómeno que se está dando en todas partes. Se puede trabajar desde web, y hay otras alternativas a la televisión. Verne trabaja con mucho contenido web: produce para el canal de la Fundación YPF en internet, entre otros. “Lo trabajamos como una pieza audiovisual con realización igual a la TV, lo único que cambia es el encuadre, que es un tema técnico”, describe el productor.

La existencia de formatos multiplataforma abre un gran abanico de posibilidades para producción y para difusión. “Cada vez creo más en las nuevas tecnologías y en las alternativas a lo que es la televisión tradicional”, sostiene.

Al final, Adrián Quiroga hizo un comentario que resume lo que es la televisión: “No se le puede pedir más de lo que es. O sí, pero en cierta medida”. Con esto, se refiere a que no hay que olvidar que el objetivo principal de este medio es entretener. Por lo tanto, quienes producen en televisión deben tener en cuenta esto y tratar de encontrar el equilibrio entre lo artístico- cultural y el entretenimiento. En definitiva, los proyectos para los que trabajó Quiroga son una combinación casi perfecta de todo eso.

Lucas Ferro: “La televisión se va a adaptar a las nuevas tecnologías, pero seguirá siendo la misma”

Por Micaela Cueto

Muchas son las preguntas que se presentan hoy en día en relación a la industria de la televisión.  ¿Cuáles son las condiciones de este medio en la actualidad? ¿Cómo se ve afectado por las nuevas tecnologías? ¿Cuál será su funcionamiento en los próximos años? Entre muchas otras cuestiones que, aunque sea de manera inconsciente, están presentes en nuestro entorno cotidiano. Entre llamados, mails, preguntas y respuestas, Lucas Ferro, actual productor del programa “Periodismo Para Todos”, de Canal 13, conducido por el periodista Jorge Lanata, responde algunas preguntas sobre su trabajo, sobre la industria de la televisión y sobre su visión acerca del futuro de esta industria.

Lucas Ferro trabaja para la industria de la televisión hace diez años, “la televisión es el medio que elegí”, afirma. Hoy, trabaja en “Periodismo Para Todos”, programa emitido por Canal 13 que conduce el periodista Jorge Lanata.

“El trabajo del productor se adapta mucho a quien sea tu jefe, cada periodista tiene su estilo y su gente”, asegura. Ferro trabaja con Lanata hace cuatro años y se define a sí mismo como “multiuso”, pues cree que ése es el secreto. En relación a su trabajo actual, entre muchas de las funciones que realiza, se encarga de organizar la tribuna de cada domingo, consigue todos los elementos que se utilizan en el piso del programa, que son elementos que facilitan la explicación de ciertos temas que se tratan en vivo y también produce los sketchs que hacen los personajes de Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández y Alexandra. Al hablar del equipo de PPT, Ferro afirma que, más allá de que cada uno tenga su función específica, existe una capacidad muy grande de ayudar a los demás. Aparte, “’Periodismo para Todos’ es un programa con mucho rating y eso hace que las cosas sean más fáciles de realizar”, subraya.

“La televisión, como muchas otras industrias, depende en gran medida de la publicidad” afirma el productor. Resalta que, para que la oferta de contenido sea buena, juega un papel muy importante la industria de la publicidad ya que  son las pautas publicitarias las que financian gran parte de la industria televisiva y eso permite que los contenidos sean de mayor calidad y, a su vez, cuando los contenidos son de buena calidad se atrae una mayor cantidad de público. Por otra parte, a mayor cantidad de público mayor es el interés de los anunciantes. Es como una secuencia en la que una cosa lleva a la otra.

“Yo creo que la televisión es, de algún modo, el reflejo de la sociedad” responde ante la pregunta sobre la influencia de las nuevas tecnologías en la industria de la televisión. Según el productor, las nuevas tecnologías, como el HD, la televisión en 3D, entre otras, ayudan a que el medio sea más sorprendente, pero la esencia sigue siendo la misma, la función es entretener e informar. “Creo que la gente, con el tiempo, dejará de ver televisión en el living de su casa para verla en su teléfono celular o en su iPad, pero la responsabilidad de los que trabajamos en esta industria va a seguir siendo la misma”, enfatiza Ferro. Además, hace hincapié en que es fundamental llevar a los hogares productos de calidad y buen gusto. “Los avances siempre son positivos, no creo que nada atente en contra de la televisión”, remarca.

En relación a internet, que si bien puede incluirse dentro de los cambios que trajo aparejada esta nueva sociedad tecnológica, Ferro le dedicó un párrafo aparte. Al hablar de la web, el productor sostiene que es una herramienta eficaz e inmediata a la hora de dar y de obtener información, los cual hace que sea más accesible entender ciertos temas, como son la política, la economía, los espectáculos. “Saber más siempre es un aporte positivo”, resalta. A la vez, agrega que, cuanto más control sobre la información se tenga, más fácil resulta desempeñarse con seguridad en cualquier ámbito.

En el futuro, la diferencia va a estar en que va a haber mayor cantidad de dispositivos para recibir los contenidos que la televisión produce. Este fenómeno ya se está dando en la actualidad y es posible que se vaya incrementando a lo largo de los años, por eso el productor de “Periodismo Para Todos” expresó que su trabajo consiste en “adaptarse” tratando de hacer llegar los contenidos de la televisión a la mayor cantidad de dispositivos posibles.

Durante la entrevista, Lucas Ferro conversó de manera distendida acerca de la industria de la televisión, industria que él eligió hace diez años y que va a seguir eligiendo. También contó en qué consiste la tarea de ser productor, cosa que muchas veces escuchamos resonar en los medios actuales pero que no entendemos en su totalidad y, por último, habló de un fenómeno reciente en y que se va a seguir dando en un futuro: las nuevas tecnologías. Sin embargo, remarcó que la esencia de la televisión va a seguir siendo la misma pero que se va ir adaptando a los nuevos dispositivos.

Cineastas, ¡a crear!

Por Alina Fossati

En Argentina hay una importante actividad cinematográfica, se produce aproximadamente un centenar de películas de largometraje por año; el talento de los directores y actores argentinos es reconocido en festivales internacionales; existe un buen equipamiento audiovisual en cantidad y calidad y contamos con una gran suma de estudiantes de cine y carreras afines esforzándose por convertirse en profesionales. Empero, se cree que la industria nacional va cuesta abajo y se la acusa de ser, más que una inversión, una pérdida.

Festejo en Casa Rosada por el Oscara para el Secreto de sus Ojos.

Festejo en Casa Rosada por el Oscar a Mejor Película Extranjera para el Secreto de sus Ojos. Campanella, Franchella, la presidenta, Villamil y Darín

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) cumple la función de fomentar, promover y proteger la industria cinematográfica nacional. La Ley de cine del INCAA es la medida proteccionista que mantiene vivo el cine argentino e incentiva su evolución. En el año 2011 se reorientaron 20 millones de dólares del Fondo de Fomento al cine nacional, que es lo que se gasta en una película de mediano calibre en Hollywood. En nuestro país, con ese dinero, se debe ayudar a que se sigan estrenando más películas de autores reconocidos, como Juan José Campanella, y a que jóvenes desconocidos, pero posiblemente talentosos, sigan haciendo o empiecen a hacer cine. Este órgano brinda la posibilidad de destapar una pluralidad de miradas. Películas diferentes, variadas en temas y estéticas, amplían nuestra mente.

Los estudios prueban que en los últimos años la taquilla de las películas argentinas descendió, por lo que se cuestiona si vale la pena destinar semejante suma de dinero a sostener un sistema gigante que está cayendo. Como resultado, la financiación de esta actividad se ha reducido principalmente a los subsidios del INCAA. Si bien la Argentina produce muchas películas, poca es la gente que las ve. El cine nacional es consumido muy poco por el publico argentino y tampoco llama la atención de la televisión argentina que se interesa exclusivamente por emitir películas que signifiquen un beneficio económico.

Si bien a primera vista se puede argumentar que el sistema no es sustentable a lo largo del tiempo, hay que prestar atención a los amplios beneficios que conlleva. La producción de obras audiovisuales maneja una importante suma de dinero por lo que crea muchas fuentes de trabajo calificado y causa un impacto positivo en la balanza comercial. Podemos deducir entonces que acciones tendientes a incrementar la oferta de la producción cinematográfica nacional impactarán de manera positiva en estas variables.

La industria del cine no solo provee un auxilio económico sino que también capitaliza simbólicamente. Uno de los requisitos para que una película pueda estar subsidiada por el INCAA es que sea filmada en el país y con actores nacionales. De este modo, se fomenta el nacionalismo y se presenta un gran desarrollo a la cultura, pues las producciones actúan como reflejo de nuestra sociedad y transmiten nuestros valores. El cine nacional trabaja conjugando elementos creativos y artísticos con otros de tipo industrial y económico para la creación de obras perdurables.

Por más que el cine nacional produzca un gran aporte desde varios ángulos, la realidad es que el dinero recuperado tras la venta de entradas no amortigua la inversión primera del INCAA. Incrementar la demanda de cine nacional constituye un desafío que depende de un conjunto de  factores que influyen fuertemente en la elección  de los espectadores. Entre ellos podemos mencionar la real posibilidad de acceder a la película, inversión en marketing, cantidad de copias, elección de los circuitos de exhibición, época del año en la que decide estrenarse, etc. Debemos considerar que la gran mayoría de los estrenos se lleva a cabo en condiciones precarias. La carencia de promoción y de publicidad lo priva al hombre de un fácil acceso hacia el producto. Probablemente para el cine argentino este no sea el factor determinante pero con una correcta estrategia de marketing la producción cinematográfica va a estar más al alcance de todos para que cada uno pueda decidir que es lo que quiere ver y lo que no antes de desecharlo sin siquiera ser consciente de ello.

Como corolario, haciendo un balance profundo de las consecuencias positivas y negativas del fomento al cine argentino podemos afirmar que las positivas superan elocuentemente a las negativas, evidenciando que la industria nacional del cine está en verdad en ascenso. A no dejarse llevar por las críticas superficiales y nocivas pues la solución es muy clara: cineastas, ¡a crear!

Para leer más:

suayabilbao.com “Derechos y aspectos normativos de la industria del cine” Por Juan Félix Memesldorff

http://www.suayabilbao.com/novedades.php?idn=4

escribiendocine.com “Cine Argentino 2011: 11 razones para festejar” Por Juan Pablo Russo

http://www.escribiendocine.com/articulos/cine-argentino-2011-11-razones-para-festejar

marianoliveros.wordpress.com “Cine Argentino 2011: Balance Final” Por Mariano Oliveros

http://marianoliveros.wordpress.com/2011/12/28/cine-argentino-2011-balance-final/

página12.com.ar “Ese viejo tema de la financiación” Por Facundo García

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5-17589-2010-04-13.html

El sistema VOD en la Argentina: caso Netflix

Por Sofía Gestoso

Con el avance de las nuevas tecnologías el mundo entero ha atravesado un cambio de paradigma, se trata de consumir lo que queremos, donde queremos y cuando queremos. Intentando de adaptarse al nuevo consumidor aparece el sistema VOD (mercado de video a demanda). El 7 de septiembre del 2011 llegó Netflix a la Argentina,  una compañía estadounidense de alquiler de DVD y distribución de películas “online”. El servicio es un éxito en los Estados Unidos, pero la gran pregunta es si logrará sobrevivir en nuestro país. Además de sus competidores directos, OnVideo y Arnet play (entre otros), quienes desde principios del 2011 ofrecen el servicio VOD, Netflix debe lograr establecerse en un país con un índice de piratería del 73%[1], y donde el 90% de las copias de películas en video en circulación son piratas.[2]

La piratería es una de las problemáticas más importantes para las industrias de contenidos, entre ellas la cinematográfica. La realización de películas es un negocio riesgoso  por naturaleza, sólo una de cada diez películas recupera su inversión inicial mediante su exhibición, y en producciones locales el panorama es aún peor. La realización en Estados Unidos cuesta más de 100 millones de dólares, y en Argentina ronda los 1,5 millones de dólares, y esto sin tener en cuenta los costos de publicidad y comercialización. Para poder continuar invirtiendo dinero en la realización de películas, la industria cinematográfica debe contar con capacidad para maximizar la recaudación y retener valor residual en cada una de las ventanas de distribución. La piratería afecta así a todos los eslabones de la cadena de valores del cine, en especial la producción y comercialización. Se calcula que los estudios de cine norteamericanos perdieron, en el 2005, U$6,1 billones de dólares  por la piratería en el mundo, y en argentina se calcula una pérdida económica de 300 millones de pesos anuales,  lo que equivale al  52% del movimiento del mercado legal del video y representa aproximadamente dos o tres veces el presupuesto que percibe anualmente el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), para el Fondo de Fomento Cinematográfico.[3] El sistema VOD, es una nueva manera de exhibir las películas que puede beneficiar en gran medida a la industria cinematográfica ya que ofrece películas a un precio muy accesible y en la comodidad del hogar, pero que a diferencia de la piratería es legal y retribuye a la industria.

Netflix viene a instalarse en un país con lo que se podría denominar una “cultura pirata”. Además de las altísimas estadísticas de piratería en Argentina, lo que más alarma es que una práctica ilegal y deplorable ha pasado a convertirse en un hábito en casi todos los sectores sociales, y la conciencia que hay hacia este delito se ha tornado mínima. Así la piratería continúa extendiéndose a niveles alarmantes, llegando al punto que ni a las autoridades públicas les preocupa ver vendedores de películas truchas en esquinas y centros urbanos de la ciudad de Buenos Aires. Esta creciente tendencia llevo a que más de 2500 videoclubes cerraran sus puertas entre el 2008 y el 2012, como fue el caso de Blockbuster que quebró en 2010 y tuvo que cerrar sus puertas en la argentina.

A pesar del gran afianzamiento de la piratería en la Argentina y de que la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) colocó al país en la Lista de Vigilancia Prioritaria junto a los países que más problemas de piratería tienen[4], el 7 de septiembre del 2011, Netlfix llegó a la argentina. El fundador de Netflix, Reed Hastings asegura que no existe una cultura del robo, ya que eso no sería una cultura exitosa. Lo que conduce al desarrollo de la piratería es la falta de formas legales y baratas de conseguir el contenido buscado. Esto es lo que busca ofrecer Netflix, mediante un sistema de suscripción ofreciendo un amplio contenido sin la interrupción de publicidades. Según Hastings lo que distingue a Netflix de otros video clubes es el alquiler de películas por Internet mediante streaming y el hecho de que siempre buscan mejorar su servicio.[5] Desde su arribo a la argentina, Netflix se ha asegurado de publicitar su servicio mediante una gran variedad de publicidades, especialmente en televisión. Además ofrece un mes de prueba gratuito del servicio, lo que es una buena maniobra para tratar de captar nuevos clientes y convencerlos de que es mejor pagar por Netflix que comprar DVD’s truchos o mirar videos en sitios piratas, aspirando así a un amplio mercando ya que según un estudio de Business Bureau, el 70% de los argentinos miran películas o series por internet.

En la práctica el panorama no es tan prometedor. Aunque Netflix esta apenas en su comienzo en la argentina, aquellos que lo han probado no se hayan muy satisfechos. Las principales quejas son por un contenido muy limitado. La realidad es que Netflix debe lograr ponerse a la altura de Cuevana, un sitio de streaming de películas argentino gratuito. Aunque es ilegal, tiene más de 15 millones de usuarios, quienes se mantuvieron fieles al sitio a pesar de que sus opositores lo calificaran como “pirata”, acusándolo de generar daños y pérdidas a las compañías productoras. Sin bien sufrió múltiples demandas el sitio sigue en pie y en él se ven 80 millones de series y películas por mes. Para los consumidores de contenido cinematográfico Netflix comienza con la contra de que es un servidor pago, mientras que Cuevana, entre otros, es gratuito. Netflix al pagar por las licencias sus contenidos, es legal, pero a pesar de esto la calidad de su servicio es inferior y se actualiza aproximadamente cada 3 meses, a diferencia de sitios ilegales que lo realizan casi a la par de la emisión original. Además Cuevana suma cortos, noticias, contenido adulto, blog, documentales y juegos. Aunque hay algunos problemas en su interfaz,  el formato del portal se adecúa a los nuevos requerimientos de los que navegan, como el concepto de comunidad. Los usuarios pueden poner puntaje y comentar las películas, y tiene muchos elementos tanto de la estética como del funcionamiento de Twitter (avatares y opción de “seguir”) que estructuran una comunidad más fuerte e interconectada.[6]

En Estados Unidos la piratería a caído frente a la expansión de Netflix y otros sitios legales de “streaming” de películas, pero nada asegura que ocurra lo mismo en la Argentina, cuya cultura es además muy diferente a la norteamericana. Un ejemplo de esto, es que mientras que en Argentina Blockbuster cerró por la piratería, en Estados Unidos los servicios VOD jaquearon a la empresa. Por el momento nada está definido, pero lo cierto es que la mayoría de los comentarios del servicio no son muy positivos. Netflix debería aprovechar el mes de prueba gratuito que ofrece para convencer a sus usuarios de que su producto es excelente, rápido y legal. Pero por el contrario ofrece una videoteca limitada y hasta podemos encontrar posts en Internet con trucos para poder acceder al contenido de Netflix en Estados Unidos, ya que el de América Latina es muy limitado en comparación al norteamericano. A pesar de que la piratería se ha transformado en una costumbre en Argentina, muchos no tendrían problema de pagar por un buen servicio, en el que a diferencia de los sitios piratas no sería necesario esperar a que cargue la película, pero por el momento los sitios gratuitos e ilegales ofrecen una mejor solución.


Fuentes:

[1] En linea: http://1.bp.blogspot.com/_ZYMaV7FM_gg/Shly52tO6OI/AAAAAAAAEcc/K290F1nPIFk/s400/PIRATERIA.jpg

[2] “La cultura pirata”, en La Nación online el 19/08/2010: http://www.lanacion.com.ar/1316254-la-cultura-pirata

[3] Unión Argentina de Videoeditores, “El negocio del cine y del video (piratería)” en linea: http://www.uacopi.org.ar/sistema/systemFiles/reports/archivo_30_negocio_cine_video_pirateria.pdf

[4] Barón, Ana, “Piratería: Estados Unidos puso a Argentina en su ‘lista negra'”, en Clarin online el 02/05/2012: http://www.clarin.com/sociedad/Pirateria-Unidos-Argentina-lista-negra_0_692930778.html

[5] De Zárate, Francisco, Reed Hastings, de Netflix: ‘La piratería crece cundo no hay formas legales y baratas de conseguir el contenido'”, en Clarín online el 08/09/2012: http://www.ieco.clarin.com/empresas/Reed-Hastings-Netflix-pirateria-conseguir_0_550745120.html

[6] Chetto, Melisa y otros, alumnos de Cs. de la Comunicación de la UBA, “Cultura Cuevana. Historia, estructura y controversias”, en linea: http://es.scribd.com/doc/75468934/Cultura-Cuevana

[imagen]En linea: http://mediaandentertainmentobservatory.files.wordpress.com/2012/03/video-on-line.jpg

El cine potencia Pirate Pay: un software en contra de la piratería

Por  Fernanda Silva

“Uno no arregla problemas sociales con modificaciones técnicas. El problema es social, un montón de gente piensa que la oferta legal es demasiado costosa y no les provee lo que necesitan. Si llegases a arreglar esa cultura, nadie se vería en la necesidad de romper la ley para obtener lo que necesita”- Richard Clayton, de la Universidad de Cambridge

La industria del cine desde sus inicios en 1920 estuvo acostumbrada a mantener un control absoluto sobre su cadena de valor, desde los productores hasta los distribuidores del contenido; generando de esta manera un flujo continuo y controlado. La modificación de la cadena de valor se remonta a 1950 con la aparición de la televisión, donde la competencia inicia, el control sobre la distribución cae y la necesidad de vincularse con otras industrias incrementa. Ahora, con la expansión de la llamada Web 2.0 estos desafíos en  su cadena de valor crecen, modificando los procesos de producción y distribución de los contenidos indeterminadamente.

 Con estos desafíos latentes, las estrategias que se toman para hacer frente a este problema de tan difícil solución y ante el cual, se han generado nuevos negocios y alternativas son escasas pero no imposibles. Con la ayuda de Microsoft que invirtió 100.000 dólares y el apoyo de Walt Disney Studios y Sony Pictures una empresa rusa dice haber creado un software que puede interrumpir e impedir la descarga de contenidos piratas en la Web que son compartidos de manera ilegal, este nuevo programa es Pirate Pay.

Su nombre fue inspirado en el portal de descargas piratas “Pirate Bay” y fue creada por los rusos Dmitry Shuvaev, Andrei y Alexei Klimenko en 2009, quienes se toparon con esta idea de protección del copyright cuando elaboraban un método para controlar el tráfico de redes en sus proveedores. “Después de crear el prototipo nos dimos cuenta de que podríamos evitar que se descarguen archivos, lo que significaba que el programa era una gran promesa en la lucha contra el contenido pirata” indicó Andrei Klimenko en una entrevista a Russia beyond the Headlines.

Pirate Pay se presenta como un software encubierto para descargar bit torrents que parece incentivar la piratería pero al momento de utilizarlo impide compartir contenidos entre usuarios ya que, en el proceso de la distribución de los mismos confunde  las direcciones IP de cada cliente generando una desconexión de unos con otros. Con la implementación de este proceso, según el blog de los rusos se impidió que ocurriesen 44.845 descargas de la película rusa “Thank God I am alive” a los largo de 30 días. Pirate Pay cobra a los propietarios de los derechos por proteger sus contenidos entre 12.000 y 50.000 dólares dependiendo del bloqueo.

Este intento de protección del contenido por la industria del cine trata de salvaguardar los derechos de los autores, productores/distribuidores y el dinero invertido para poder mantener el dominio total en su cadena de producción. Para los productores, la inversión se recupera mayormente por la venta de boletos en los cines y a eso se le suman la venta de vídeos en formato digital, el pay per view, la televisión paga, los canales derivados de productoras, el merchandising y la música. No obstante, pese a esta expansión y búsqueda desesperada por recuperar el dinero invertido, la Web 2.0, con la facilidad de compartir contenido, derriba estos intentos.

Muchos críticos han cuestionado el método de Pirate Pay e indican que a largo plazo será ineficiente; si se trata de hackers es cuestión de tiempo el encontrar una solución, una vez más, a las trabas impuestas por la industria. Los críticos mantienen su postura sobre la libertad de distribución en contra de las trabas promovidas por los monopolios de la industria. Denuncian el control concentrado sobre el contenido y hacen énfasis en que las sumas de dinero obtenidas por medios alternos a la industria son incomparables a las perdidas en la Web, es decir que la industria si o si gana.

 El problema, que al parecer es técnico, se ha convertido en un tira y afloja de la cadena de valor entre la industria del cine y sus consumidores. No se trata de buscar una solución técnica como indica Richard Clayton, investigador de la Universidad de Cambridge, sino de generar una cultura de respeto y valoración al trabajo ajeno. Si bien son monopolios que nos condicionan, son demandantes por la calidad que nosotros demandamos. La situación se resume en una cadena de valor que no sede o que trata de ser dominada por sus consumidores y la respuesta de la industria ante esto es generar nuevas estrategias que lo detengan.


Fuentes:

La impresión bajo demanda, una tendencia que crece

Por Natalia Saavedra

Hace algunos años ya comenzaron a cambiar ciertas formas de impresión de libros. Específicamente, surgió una nueva técnica llamada: impresión bajo demanda o print on demand. Es la técnica menos visible, pero más consolidada actualmente en el mercado. Consiste en la impresión de libros sobre papel mediante máquinas de última tecnología, que previamente fueron compuestos de forma electrónica. Aunque, cabe destacar que su aspecto final es el de un libro común y corriente, que en nada difiere a los tradicionales.

Según un estudio realizado por la Universidad de Salamanca, España, en el comienzo del siglo XXI, la edición electrónica empezó a crecer de forma impactante. Empresas importantes como IBM, Xerox o AGFA buscaron expandirse al mercado de las artes gráficas teniendo que competir con los habituales fabricantes de maquinaria de impresión. La nueva técnica y sus innovaciones significaron mejoras en la calidad y ese fue el propulsor para el crecimiento.

En el caso específico de la empresa Xerox, debido a la creciente demanda de impresión, los distintos departamentos se debieron informar más, son ahora más rigurosos y más conscientes de subcontratar externamente para conseguir impresión de calidad. La impresión digital de Xerox tiene el objetivo de aumentar la competitividad de la empresa y, paralelamente, ofrecer un mejor servicio a los clientes. La elección de la compañía en focalizar sobre la impresión digital se basa en las siguientes razones:

  • Proporcionar calidad excelente, valor y flexibilidad a todos los departamentos a los que preste servicio con la impresión digital de Xerox.
  • Aumente la demanda en los departamentos y reduzca los costos generales en el sector público.
  • Aumente la demanda de los clientes internos para distintos formatos y producciones de impresión digital, que nunca se hubiera pensado que fueran posibles con la impresión digital.
  • Use impresión digital de Xerox como valor añadido real para los clientes.

Cuentan con equipos de impresión digital de alta velocidad para impresión en color en hojas sueltas que sirven para desarrollar la  productividad y aumentar calidad de impresión. Entre los equipos más destacados están las prensas digitales a color y las prensas para publicaciones en blanco y negro. Xerox también maneja laimpresión digital de pruebas en color. Explican que durante el proceso se requieren composiciones, pruebas y tiradas muy cortas para vender la idea, verificar el diseño y los elementos de color y finalizar la aprobación. Es otra forma en la que la empresa propone soluciones de impresión a sus clientes. En líneas generales,  apuntan, principalmente, a manejar una tecnología superior de impresión digital para hacer crecer a la empresa en el mercado.

Lo que permite la impresión bajo demanda es editar el libro sin llegar a imprimirlo. Es decir, se tiene el libro listo pero no existen ejemplares físicos. Esto da la posibilidad, por ejemplo, de publicitarlo o de hacer un sondeo de mercado para medir la cantidad de libros que se deberían imprimir. Se logra ahorrar dinero en inversiones, impresiones o almacenaje sin perder calidad. No hay que dejar de lado los problemas que esto puede causar. No solo que todavía se está trabajando en las máquinas porque no todas alcanzan la calidad, sino que se abre la puerta a la piratería de los títulos mas rentables. Suele, también, haber problemas con la encuadernación ya que no se pueden exceder el volumen de 740 páginas.

Esta técnica se comenzó a desarrollar en América Latina hace aproximadamente una década, principalmente en México, en Brasil y en Colombia. El mercado no paró de expandirse. Incluso, existen empresas que ofrecen exclusivamente libros en impresión digital como Libros en Red, en Montevideo, o Libronauta, con sede en Buenos Aires. Así lo establece el Observatorio de tendencias y noticias sobre edición, quienes se encargan de analizar toda la actualidad editorial.

En el print on demand todavía no se han establecido reglas claras, surgen nuevos mercados e innovaciones día a día. Pero, lo que parece más interesante es que presenta un gran desafío para todas las editoriales y los editores del mundo, así como también para los lectores.