Mauro Alencar: “El remake de contenidos es un desafío muy grande”

Por Patricio Veloso Zapata

En el marco del FyMTI 2012, Mauro Alencar, especialista en teledramaturgia brasilera y consultor de O Globo,  dio una conferencia acerca del remake de contenidos.

¿Qué es un remake de contenidos?

Es una modalidad de producción que refleja la globalización y la transnacionalización de la novela. Todo remake es una referencia a algún texto anterior. Sin embargo, nunca remplaza al original, sino que lo complementa.

¿Desde cuándo se hacen remakes?

Aparecen cuando surgió la necesidad de recrear los clásicos de la literatura dramática. Uno de los primeros ejemplos en Brasil data de 1948, con la adaptación de El derecho de nacer, que era una telenovela cubana.

Es la madre de las novelas, se hizo un nuevo producto y fue uno de los primeros casos de la transnacionalización. En 1951 se realizó la versión mexicana y luego, entre el 50′ y el 60′, hubo un intercambio de originales de las telenovelas cubanas y argentinas de dicha telenovela. También la ya desaparecida TV Tupi creó su propia versión, en el 64′. Una novela sin fronteras.

El caso de Yo soy Betty, la fea

A pesar de los que muchos creen, para Alencar no es el mejor ejemplo de transnacionalización. Yo soy Betty, la fea fue la verdadera revolución en la transnacionalización de las telenovelas. La primera versión surgió en Colombia, en 1999. El éxito fue inmediato, tuvo los mayores indices históricos de audiencia. El deseo de varios países por adquirir el contenido y hacer un remake llevó a una retransmisión de la novela en más de 100 países y se dobló a 15 idiomas. Estados Unidos fue uno de los principales compradores y, en 2006, puso al aire la telenovela denominada Ugly Betty. El éxito también llegó a varios lugares de América y del mundo. En la Argentina, se estrenó en 2001 y tuvo un éxito inesperado por estar a la tarde.Sin embargo, según Alencar, “las personas ya estaban saturadas de Betty”.

Lo más relevante del análisis de la telenovela es la Sociología. Como afirma Alencar, “es esencial la identificación del individuo con la nueva identidad de la producción”.

Desperate housewives o Amas de casa desesperadas

La novela surgió en Estados Unidos y pertenecía a Disney. Fue exitosa y, en consecuencia, se hicieron muchos remakes alrededor del mundo, pero en muchos países el éxito no fue tal como esperaban.

El control que Disney impuso sobre los remakes fue tan grande que complicó la identificación. Según Mauro Alencar, “no incorporó elementos de Brasil”. Lo mismo ocurrió en la Argentina. Las barreras culturales fueron cruciales para que solamente durara una temporada al aire. La incorporación de actores nacionales no fue suficiente, en ninguno de los dos casos. Aquí, Pol-Ka se vio limitado al momento de cambiar el guión por el dueño del formato. Aunque lo hizo parcialmente, los resultados no fueron los esperados.

A Brasil, como cuenta Alencar, también llegó este formato. La ficción representa el 21,4% de las horas de programación en dicho país, solamente superado por la información (25%), según Obitel, en el informe del año 2011. Para él, esta “fue la peor adaptación de todas”. Las actrices eran argentinas, la voz estaba doblada al portugués, por lo que parecía menos real. Además, el escenario era de Argentina y los televidentes no sabían dónde era, no podían sentirse identificados, no parecía de Brasil.

Ventajas y desventajas del remake

Las ventajas de este tipo de formatos son claras. Hay una aprobación generalizada del formato, pero no asegura el éxito. Se basa sobre algo ya hecho y es simplemente la adaptación (y no la creación) de un texto. Si lo permite la productora original, de hacer muchas adaptaciones. Además, también es más simple el plan de producción, debido a que ya se tiene la división en capítulos, el escenario, los personajes, etc.

Existen algunos problemas, algunos ya mencionados anteriormente: adaptaciones erróneas y el choque cultural, como el caso de Amas de casa desesperadas en Brasil. También, la inadecuación de las temáticas tratadas y, posiblemente, un conflicto con la empresa productora, como ocurrió en el caso de Disney con Desperate Housewives.

Sociedad 2.0

Por todo lo que se describió anteriormente, para Mauro Alencar y para muchos autores, “el remake es un desafío muy grande”. El de ahora no es el mismo que el del principio. La sociedad se volvió más compleja, las nuevas tecnologías penetraron y el remake también tuvo que adaptarse. Como aclara Alencar, “todo parte del autor, él es el que decide cómo adaptar, él decide qué cambiar y qué mantener”.

Anuncios