“Los lectores de Criterio siempre serán de elite”

Por Francisco Lopez Rivarola

José María Poirier es el director de Criterio, hace ya 16 años. Desde un cuarto de redacción pequeño abarrotado de cajas de embalaje y libros desparramados, maneja la revista de más de 80 años de historia. Ésta ha tratado siempre tres temas centrales que, en parte como lema y en parte como promesa para el lector, se leen en la tapa: “Sociedad, Fe, Cultura”. Esta mezcla ha conformado desde siempre a la revista, la cual toca temas como las profundas rupturas dentro del Magisterio de la Iglesia, o hasta críticas literarias y de cine. Poirier cuenta sobre su misión dentro de la revista, de su peculiar modelo independiente, y de su evolución a través de las generaciones.

Criterio es una revista con clara carga ideológica y de opinión, pero se explaya en una cantidad de temas enorme. ¿Cómo logran mantener el fin o el objetivo social de la revista con tal amplitud?

Nosotros mantenemos el concepto de revista cultural del pasado, enciclopédica. Apuntamos a un lector culto pero no específico. Puede ser un abogado que quiera informarse tanto del mundo sacerdotal como de las tendencias del cine. Quien nos lee no quiere leer sobre los temas en los que él es especialista, sino enterarse con cierto grado de profundidad sobre distintos temas. Podríamos decir que Criterio busca elevar el nivel cultural de la sociedad en todos sus aspectos y satisfacer distintas inquietudes.

En los 80 años de historia de la revista, ¿creés que cambió este rol? ¿Hubo alguna marcada evolución en los aspectos concretos de la revista?

Hay estudiantes universitarios que hacen sus tesis sobre la evolución de Criterio. Cuando fue creada escribieron para ella personajes sumamente interesantes, incluso el mismo Borges. En 1929, la dirección se volvió nacionalista y apoyó el golpe del 30′, fue un período con puntas antisemitas y personajes curiosos. En el 32′, sin embargo, Franceschi asume la dirección y sale de esa tendencia, un sacerdote brillante. Pero el vuelco se da en el 36′ con Mejía. Aquí se empieza a concentrar en intelectuales, se genera un consejo de editorialistas y se da una modernidad bien afrontada. Beatriz Sarlo dice luego que Criterio muere en el 70′ porque a la sociedad deja de interesarle la democracia y la república.

Así que sentían que tenían un deber político hacia la sociedad. ¿Sigue teniendo esa faceta la revista?

Sí, hoy somos considerados opositores, hemos sido duros con Néstor (Kirchner) y con Cristina (Fernández de Kirchner). Hay una falta de mesura, de respeto por las instituciones, de prepotencia y vulgaridad de los ministros. Son cosas que no podemos obviar. Ellos no respetan la historia de la república, que no se puede cambiar como pretenden hacerlo.

Tengo entendido que este tipo de posturas complica la financiación de la revista. Ustedes no son solventados por la Iglesia, ni por universidades, ni mucho menos por el Estado. ¿Qué tan fácil es financiar una revista tan independiente?

Es casi imposible. Sin apoyos oficiales, con mínima publicidad, dependemos enteramente de la fidelidad de los lectores. A veces, compran más de una suscripción y la regalan a amigos. Otras veces, directamente pagan más mensualmente. También recibimos donaciones por parte de individuales, de instituciones y de algunos organismos, pero es una lucha constante.

Imagino, sin embargo, que este modelo tiene sus ventajas.

Sí, desventajas económicas, pero ventajas intelectuales. Nosotros tenemos nuestra libertad y credibilidad. En otros medios ni siquiera los lectores fieles les terminan de creer del todo. A nosotros no nos pasa eso.

Veo que el tema de los lectores fieles es importante para ustedes. ¿Han intentado alcanzar nuevos lectores últimamente, o estrechado el vínculo con ellos?

Siempre es difícil para nosotros apuntar a un público joven, nuevo. Y si no nos adaptamos a las nuevas tecnologías, desaparecemos. Para eso hemos desarrollado la página web, hemos acortado los artículos, incluimos más pluralidad de temas y un lenguaje más directo al público. Hemos multiplicado las visitas on-line, y se generan muchísimos debates en los comentarios.

¿Vos crees que éste será tu legado para la revista como director?

No, no es mi área fuerte. Yo me he dedicado a brindar más agilidad periodística, incluir al arte y la poesía, y ganar colaboradores nuevos. Tuve la suerte de gozar de mi libertad de laico para ahondar en debates religiosos y crear dialogo intra-eclesial. También hemos intentado estrechar la relación con el mundo contemporáneo y estos debates, pero a no ilusionarse, nuestros lectores siempre serán de elite.

David Delgado de Robles: “Casi el 95% de los libros que se leen en la Argentina son impresos”

Por Cloé Karagozlu

Santillana es un grupo editorial que encabeza la publicación de textos escolares como también de ediciones generales en España y América Latina.  Desde marzo del 2000, forma parte del grupo de medios de comunicación PRISA, líder en educación, información y entretenimiento.  En la Argentina, Santillana también comprende las editoriales Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara y Suma de letras, y está dirigida por David Delgado de Robles, quien ha vivido en varios países de Latinoamérica, motivado por su trabajo en la industria del libro.

Todos saben que uno de los principales desafíos de las editoriales hoy es el e-book.  Ante su crecimiento, muchos dudan si éste será el responsable de terminar con el libro de papel.  Delgado, por su parte, cree que el libro de papel no morirá rápidamente ya que vendrán unos años donde convivirán ambos tipos de lectura. Además, asegura que la lectura en papel aún no ha disminuido.  Sin embargo, es verdad que junto a las nuevas generaciones, se llevará a cabo una sustitución real del libro tradicional, ya que los más jóvenes leen más en las plataformas digitales.  Delgado alude a la reflexión que hace el historiador Roger Chartier en su libro Historia de la lectura en el mundo occidental para explicar cómo cree que cambiarán los hábitos de lectura. Cree que todos los materiales de estudio pueden leerse perfectamente por computadora, pero la literatura más tradicional se sostiene mejor con el libro físico, ya que “el libro de papel tiene más profundidad y es mejor para reflexionar”.  Por el contrario, sostiene que la lectura en los formatos digitales es más lineal.

Ahora bien, no hay que olvidar las ventajas que trae consigo esta nueva tecnología, y entre ellas se incluye la creciente interrelación entre el lector y el editor.  Cuando uno libro digital está asociado con un sistema de interconectividad, el lector puede señalar qué le interesa, qué citas le gustaron, y estas notas pueden ser enviadas al editor, quien podrá hacer estudios y analizar qué prefieren los lectores, para satisfacer mejor la demanda.  En Santillana se utiliza este sistema, ya que valoran positivamente la interactividad en la que se basa el libro digital.

Ninguna editorial puede quedarse inmóvil frente a la progresiva tecnologización que sacude a la industria.  Es por esto que Delgado explica que en Santillana hay dos tipos de publicaciones: las educativas y el resto (textos de literatura, ensayos, etc.).  Es en el primer grupo donde sí ven que la tecnología causará cambios significativos, ya que el libro de papel hoy no basta para que los niños aprendan.  El director de la editorial ejemplifica esto al decir que,  por ejemplo, es mucho más interactivo e interesante aprender sobre los volcanes si se complementa la lectura con un video. Santillana está enriqueciendo los textos escolares con material digital. Con respecto al segundo grupo, asegura que las novelas y los ensayos están siendo publicados en papel y en el formato digital para que  los libros también puedan  comercializarse en la web.

Entre los varios temas que se abarcaron, se le preguntó a Delgado cuál era la estrategia más exitosa para promover la venta de libros: si la estrategia de portfolio o la de hit.  La primera sostiene que lo ideal es publicar una mezcla de libros, ya que entre tantos, uno será exitoso, mientras que la segunda prefiere apostar todo a un solo proyecto.  Delgado asegura que lo ideal es combinar ambas.  Para poder tener una secuela exitosa, primero hay que tener un libro exitoso.  Santillana publicó la saga Crepúsculo, y una secuela así asegura años de muy buenas ventas, pero es verdad que estos aciertos no ocurren siempre: “Siempre tienes que tener un mix de novelas, de autores tradicionales que sabes que van a funcionar y también arriesgarte con nuevos autores, nuevas historias, ya que a lo mejor, alguna de ellas puede ser un best seller”.

Inevitablemente, iban a llegar las preguntas sobre el Gobierno Nacional.  En primer lugar, se preguntó cuánto influye el Gobierno y la ideología de turno en la producción y en la demanda de los libros educativos. Santillana le vende, aproximadamente, entre un dos y un cuatro por ciento de su facturación total al Gobierno, entre los que se incluyen libros educativos y literarios.  Delgado explica que el Gobierno posee una comisión que se encarga de la selección de libros, que generalmente está compuesta por especialistas técnicos, y como estos programas se diseñaron ya hace mucho tiempo, hace que los políticos de turno no tengan una gran injerencia en las decisiones de compra. “En la Argentina, el modelo es bastante transparente. De hecho, las editoriales podemos recoger a cualquiera de los elegidores de los libros ya que tenemos todos los nombres.  En los últimos años no hemos tenido conocimiento de que se comprara o no un libro por razones políticas”, subraya.

Con respecto a la creciente presión gubernamental por incrementar la producción nacional, Delgado asegura que antes, algunas editoriales imprimían algunos libros en el extranjero ya que lo exigía su encuadernación o, simplemente, por un motivo de menores costos.  Sin embargo, ahora todo es diferente, ya que las editoriales imprimen todos sus libros en la Argentina, salvo algunas excepciones muy pequeñas.  “Cumplimos lo que nos pidieron y hoy prácticamente el 95% de los libros que se leen son impresos en Argentina”, afirma. La crisis de la eurozona no afectó gravemente a la industria nacional de libros porque ya la mayoría de los libros debían publicarse en el país, pero la compra de los derechos de autor fue el único tema que trajo más dificultades y hoy deben pagar más por ellos. Hoy, Santillana posee los derechos para la publicación en español de los títulos del novelista Mario Vargas Llosa, como del célebre autor gales Ken Follet.

Andrea Álvarez: “La digitalización de la TV da la posibilidad de estar más cerca de la gente”

Por Rocío Chaile

En la actualidad, hay grandes teorías e incertidumbre acerca de cómo está cambiando la industria de la televisión en el mundo y, específicamente, en la Argentina. Andrea Verónica Álvarez, productora general de contenidos y directora de producción en Dori Media Group Argentina, cuenta cuáles son las características de la televisión y en qué medida está afectando la digitalización a la industria. Dori Media Group es una compañía internacional, ya que opera en Buenos Aires, Miami, Zurich, Manila y Tel Aviv. Su negocio se concentra en la producción y distribución de novelas. Opera en 18 canales de televisión y produce contenido para celulares e internet.

Andrea Verónica Álvarez nos cuenta que su trabajo consiste en generar proyectos, crear nuevas estrategias de negocios, hacer que un proyecto sobre vida y, además, que ese proyecto sea siempre lo mejor. Agrega que una de las cosas mas importantes es llevar adelante producciones nacionales e internacionales. Hace cuatro años que se dedica a controlar que los presupuestos se cumplan, contiene al equipo una vez armado, soluciona problemas diarios y genera vínculos con canales, señales, nuevos clientes, entre otras actividades.

La productora asegura que, frente a la evolución tecnológica y a los grandes cambios en la industria, es necesario estar al tanto de lo que se ve en el mundo y cuáles son las nuevas tendencias. “Hoy existen las plataformas 360: televisión, internet, cable, Netflix, etc. Creo que es una manera de brindarle a la gente la posibilidad de estar on-line la mayor cantidad de tiempo posible”, enfatiza. Según ella, cada proyecto nuevo es un desafío y hay que estar atentos al cambio constante de la gente que mira televisión. Agrega que “se debe estar abiertos a lo que se hace en el resto del mundo”.

Debido a la convergencia entre lo audiovisual y las comunicaciones, se hace cada vez más evidente la digitalización de los medios, inclusive la televisión. Álvarez revela que esto afecta el modo de consumirla ya que, anteriormente, no se podía ver la televisión en cualquier lado. “Hoy, si te perdiste un capítulo de tu programa preferido, sabés que lo podés ver a la noche o al día siguiente en internet”, remarca.

Sin embargo, las nuevas tecnologías no afectan solo a la manera de consumir la televisión, sino que llega también a la producción y distribución de contenidos. Verónica Álvarez, como experta en producción, cuenta que las producciones, en este caso, no se ven afectadas de manera negativa, sino positiva. “Creo que hoy hay mayores posibilidades de estar más cerca de la gente, con mayor posibilidad de exposición”, subraya.

Con respecto a la exportación de formatos y a los vínculos que la firma tiene con el exterior, Verónica Álvarez destaca que en la actualidad existen seis ferias anuales de gran relevancia donde las grandes productoras y generadores de contenidos se presentan en uno de los intercambios “más grandes del mundo y más interesante que existe”. Remarca que en esas ferias es donde se podrían iniciar los negocios y contactos de intercambios, no solamente de gustos, sino también culturales.

Por último, la productora explica que los formatos poseen derechos. “Esos derechos deben pertenecer a las distribuidoras para que los compradores estén  seguros que una vez realizada la compra no va haber ningún  tipo de reclamo económico o de ningún otro tipo”, afirma.

Adrián Quiroga: La producción de formatos y una ventaja alternativa

Por Sofía De Cucco Alconada

Verne Casa Productora es una productora de contenidos audiovisuales que además de generar sus propios proyectos presta servicios de producción a otras empresas. Su dueño es Adrián Quiroga, que ha tenido una gran trayectoria como productor ejecutivo en Promofilm, empresa líder en latinoamérica que hoy forma parte del grupo español Mediapro.

Para Quiroga, entre estas dos maneras de emprender -producir contenidos propios y prestar servicios- hay una diferencia importante, especialmente porque los estilos de hacer las cosas varían. “Cuando trabajo sobre proyectos propios tengo un estilo y una forma, y trabajando para otras empresas muchas veces me tengo que adaptar a las metodologías que ellos vienen utilizando”, sostiene. Para la productora, su forma de organizar un proyecto es en base a una pregunta muy simple: “¿qué programa nos gustaría hacer de los que no hay en la televisión?”.

Fotógrafas es un programa producido por Verne que acaba de terminarse y que sigue al aire en el Canal A. Nació con la idea de generar contenido artístico-cultural en una televisión “que no tiene esa demanda ni esa opción en pantalla o está reducida a señales muy periféricas- en todo sentido, desde grilla hasta comercialmente, ya que no tienen pauta y tienen muy bajo costo”. Sin embargo, son pocas las oportunidades en las que se puede generar un contenido artístico- cultural y propio. Muchas veces los contratan para formatos preexistentes en los que tienen que adaptarse. Otras veces, los “tercerizan” para proyectos en donde, a nivel desarrollo, pueden aportar poco, ya que es algo que está acotado.

Con respecto a una productora como Promofilm, que inició el desarrollo de formatos para el exterior, es interesante la forma en la que se organizan según el país al cual exportan. Cada productor regional se encarga de transmitir las necesidades del mercado local. “Hay un olfato con ciertos formatos que pueden llegar a funcionar”, explica Quiroga. Por supuesto, cada país es distinto porque cada cultura es distinta, y así como algunos programas funcionan en algunos lugares, en otros no. Agrandadytos, programa que fue un éxito en la Argentina por la audacia y viveza que demostraban los chicos al responder las preguntas que les hacían, no lo fue tanto en un país como México, por ejemplo.  Otros productos reconocidos internacionalmente de Promofilm fueron  Expedición Robinson o El conquistador del fin del mundo, formatos que innovan con la producción de realities.

La exportación de formatos televisivos en la Argentina es cíclica. El contenido de TV de aire es bastante homogéneo y se puede ver una tendencia entre los países latinoamericanos con ciertos formatos. El problema es que cuesta ver algo que sea nuevo, que guste y que al mismo tiempo sea masivo. Se puede ver canales como Nat Geo, por ejemplo, que funcionan pero que no llegan a ser masivos.

De todas maneras, nada de esto quita que las oportunidades de trabajo hoy  sean amplias. Hay muchas señales que compran contenidos a productoras. Generan trabajo, y así, el mercado se abre. Al mismo tiempo, hay productoras más consagradas, que siempre tienen programas al aire. “También está el viejo camino de empezar desde asistente de producción, ganando experiencia y aprendiendo”, sostiene Quiroga, que trabajó como ayudante del asistente de producción de Tato Bores. Además, hay productoras que trabajan en otras plataformas. Y eso es  un fenómeno que se está dando en todas partes. Se puede trabajar desde web, y hay otras alternativas a la televisión. Verne trabaja con mucho contenido web: produce para el canal de la Fundación YPF en internet, entre otros. “Lo trabajamos como una pieza audiovisual con realización igual a la TV, lo único que cambia es el encuadre, que es un tema técnico”, describe el productor.

La existencia de formatos multiplataforma abre un gran abanico de posibilidades para producción y para difusión. “Cada vez creo más en las nuevas tecnologías y en las alternativas a lo que es la televisión tradicional”, sostiene.

Al final, Adrián Quiroga hizo un comentario que resume lo que es la televisión: “No se le puede pedir más de lo que es. O sí, pero en cierta medida”. Con esto, se refiere a que no hay que olvidar que el objetivo principal de este medio es entretener. Por lo tanto, quienes producen en televisión deben tener en cuenta esto y tratar de encontrar el equilibrio entre lo artístico- cultural y el entretenimiento. En definitiva, los proyectos para los que trabajó Quiroga son una combinación casi perfecta de todo eso.

Juan Carlos Lebon: “Es una obligación de todos tratar de conquistar el mercado internacional”

Por Agustina Maté

Betaplus es una productora técnica fundada en 1995 como una compañía familiar que importaba cámaras de TV. Juan Carlos Lebon y Carlos Wernli, directores de la empresa, incorporaron el servicio de post producción con personal especializado y llegaron a convertirse en la empresa de broadcasting que hoy brinda sus servicios a gigantes como Polka, Ideas del Sur, HBO, Fox Sports, Discovery Channel, MTV, Endemol, entre otros.

Desde hace más de 15 años brinda soluciones integrales en cine, televisión y publicidad. Juan Carlos Lebon es uno de los socios fundadores, y en esta entrevista cuenta un poco acerca del trabajo de la empresa en relación al mercado exterior, cómo ve a la televisión argentina y cuáles son las ventajas, las oportunidades y los desafíos que enfrenta en la actualidad esta industria.

Para el empresario, es posible y conveniente insertarse en mercados del exterior. “Es una obligación de todos tratar conquistar el mercado internacional, y se puede”, enfatiza. Hace más de tres años que Betaplus trabaja en estos mercados y hoy están haciendo dos de los shows que se ubican en el prime time de Estados Unidos. Para él, el profesional argentino es muy buscado en el exterior porque tiene una gran capacidad y profesionalismo y es un hombre desarrollador. “El argentino es muy reconocido por su disposición al trabajo, por su disponibilidad y eso es lo que te abre puertas”, remarca.

Lebon cree que  el terreno de la televisión en la Argentina es bastante particular. Para él, la televisión en nuestro país no es negocio porque se la busca principalmente como medio de poder. El hecho de que esté en manos de otras industrias (como es el caso de Canal 13 con Grupo Clarín y de Telefé con Telefónica) influye además en  su comportamiento. “No interesa, entonces, si se pierde o si se gana plata con la televisión, sino, si se ejerce como medio de presión”.

En este sentido la actividad de las productoras locales está limitada y es por eso que Betaplus opta por trabajar para otros países o para emprendimientos privados.

Sin embargo, encuentra algunas ventajas: considera que la televisión en la Argentina es bien aceptada por otros mercados. Manifiesta que si se puede colocar un programa como formato y es aceptado, funcionará también en otros países. “Si el público argentino acepta un programa, el resto lo hará también; esto llevó a que no moleste que se generen pérdidas en el mercado local porque las ganancias van a a venir por otros lados”, asegura.

Para escuchar la entrevista:

Alejandro Masi y su perspectiva frente a los desafíos de la televisión

Por Sofía Gestoso

Hay muchas teorías sobre cómo funciona la televisión y sobre cómo va a seguir el curso de esta industria, pero ¿cuáles son las condiciones de este medio en la actualidad? Alejandro Masi, gerente de operaciones y técnica de América Medios, respondió algunas preguntas acerca de su trabajo, sobre el funcionamiento de la industria televisiva y dio su visión acerca de las nuevas tecnologías.

America Medios

El trabajo de Masi consiste en conocer cuáles son los recursos propios que tiene el canal de televisión, tanto para América, América 24, Radio La Red, Canal 10 de Junín y algunos sitios digitales. Desde su área se distribuye toda la actividad de las personas que participan en el desarrollo de los programas, desde el soporte: escenografía, iluminación, el manejo de las cámaras, la calidad del sonido hasta otros aspectos que conforman la logística de la producción. Se conceden y se analizan los recursos, asignando una partida a cada uno de los programas y el tiempo que tienen para cada una de las tareas. Aunque los programas se emiten en vivo, hay un trabajo previo y posterior del cual se encarga el departamento de operaciones y técnica.

“Lograr optimizar los gastos es una tarea de riesgo”, asegura Masi. Según el gerente, depende mucho de la situación del país. Argentina se vio muy complicada este año y esto trajo una falta de negocios rentables por la disminución de la pauta publicitaria. Esto significa una pérdida de ingresos para el canal, el medio tiene menos capacidad de inversión y de sostener el presupuesto previsto. Así, el departamento se vio haciendo “malabares” para lograr recortar los costos y gastos sin que se noten en la pantalla. Esto significa no poder contratar figuras extranjeras, ni hacer shows, ni números musicales. Además, se dejan de contratar servicios tercerizados. “En definitiva, el más afectado es el televidente porque se pierde de contenido”, subraya.

En cuanto al boom de las redes sociales, el entrevistado señaló que los medios tradicionales (el diario en papel; la radio; la televisión, sea abierta o por cable; y los anunciantes mismos) aún no saben cómo utilizarlas. Y, aunque es impresionante la fuerza y el crecimiento que tienen las redes sociales, los medios digitales y plataformas móviles (internet tiene 2.000 millones de usuarios aproximadamente), para lo que es el negocio de los medios todavía no se ha detectado la forma de monetizarlo. Hoy, los canales que emiten ficción o programas de entretenimiento están invirtiendo en armar su propio video club digital, al cual se podrá recurrir y comprar lo que quiera a un precio muy bajo. Las grandes compañías, como Paramount y Sony, están tratando de ser quienes lideran y administran este sistema. Pero, según Alejando Masi, esto “se da en gente joven”. Pare él, el público que tiene una edad superior a los 40 años está acostumbrado al medio tradicional, en su tiempo libre se adapta a lo que la televisión emite o trata de acomodarse para poder mirar un programa en especial.

“Creo que hay espacio y convivencia para todos”, remarca. Esto es lo que destaca el entrevistado frente al surgimiento de nuevas plataformas y tecnologías. Hace hincapié en que hoy existe una mayor oferta y más posibilidades para mirar televisión desde diferentes dispositivos. Da un paso más: enciende su celular y sintoniza Canal Encuentro para graficar su postura. También afirma que uno se puede suscribir teniendo cualquier aparato Mac a una aplicación (i.TV) que permite sintonizar muchísimos canales. Sin embargo, resalta que, frente a estos nuevos dispositivos y maneras de mirar la televisión, los anunciantes tienen problemas para monetizar y materializar la pauta ya que cambia el formato e, incluso, la atención. Cada vez más se tiende a realizar otras actividades mientras se mira televisión y esto se fomenta en los nuevos dispositivos, en los que, además, se pueden recibir e-mails, SMS, jugar juegos, entre otras cosas.

En el futuro la diferencia va a estar en que van a haber mayores dispositivos para recibir el canal que sea. América ya esta subido a esa plataforma digital, lo que permite que se puedan captar algunas de sus señales en dispositivos móviles. Incluso, tienen aplicaciones para iPhone y iPad. Masi asegura que ningún medio se va a terminar: “Lo que hacemos es reinventarnos. Adaptarnos y hacer que lo mismo que se ve por televisión se pueda ver en todos los estándares posibles y en todo tipo de dispositivos”.

entrevista:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=d8pSQ1Swbjc

Lucas Ferro: “La televisión se va a adaptar a las nuevas tecnologías, pero seguirá siendo la misma”

Por Micaela Cueto

Muchas son las preguntas que se presentan hoy en día en relación a la industria de la televisión.  ¿Cuáles son las condiciones de este medio en la actualidad? ¿Cómo se ve afectado por las nuevas tecnologías? ¿Cuál será su funcionamiento en los próximos años? Entre muchas otras cuestiones que, aunque sea de manera inconsciente, están presentes en nuestro entorno cotidiano. Entre llamados, mails, preguntas y respuestas, Lucas Ferro, actual productor del programa “Periodismo Para Todos”, de Canal 13, conducido por el periodista Jorge Lanata, responde algunas preguntas sobre su trabajo, sobre la industria de la televisión y sobre su visión acerca del futuro de esta industria.

Lucas Ferro trabaja para la industria de la televisión hace diez años, “la televisión es el medio que elegí”, afirma. Hoy, trabaja en “Periodismo Para Todos”, programa emitido por Canal 13 que conduce el periodista Jorge Lanata.

“El trabajo del productor se adapta mucho a quien sea tu jefe, cada periodista tiene su estilo y su gente”, asegura. Ferro trabaja con Lanata hace cuatro años y se define a sí mismo como “multiuso”, pues cree que ése es el secreto. En relación a su trabajo actual, entre muchas de las funciones que realiza, se encarga de organizar la tribuna de cada domingo, consigue todos los elementos que se utilizan en el piso del programa, que son elementos que facilitan la explicación de ciertos temas que se tratan en vivo y también produce los sketchs que hacen los personajes de Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández y Alexandra. Al hablar del equipo de PPT, Ferro afirma que, más allá de que cada uno tenga su función específica, existe una capacidad muy grande de ayudar a los demás. Aparte, “’Periodismo para Todos’ es un programa con mucho rating y eso hace que las cosas sean más fáciles de realizar”, subraya.

“La televisión, como muchas otras industrias, depende en gran medida de la publicidad” afirma el productor. Resalta que, para que la oferta de contenido sea buena, juega un papel muy importante la industria de la publicidad ya que  son las pautas publicitarias las que financian gran parte de la industria televisiva y eso permite que los contenidos sean de mayor calidad y, a su vez, cuando los contenidos son de buena calidad se atrae una mayor cantidad de público. Por otra parte, a mayor cantidad de público mayor es el interés de los anunciantes. Es como una secuencia en la que una cosa lleva a la otra.

“Yo creo que la televisión es, de algún modo, el reflejo de la sociedad” responde ante la pregunta sobre la influencia de las nuevas tecnologías en la industria de la televisión. Según el productor, las nuevas tecnologías, como el HD, la televisión en 3D, entre otras, ayudan a que el medio sea más sorprendente, pero la esencia sigue siendo la misma, la función es entretener e informar. “Creo que la gente, con el tiempo, dejará de ver televisión en el living de su casa para verla en su teléfono celular o en su iPad, pero la responsabilidad de los que trabajamos en esta industria va a seguir siendo la misma”, enfatiza Ferro. Además, hace hincapié en que es fundamental llevar a los hogares productos de calidad y buen gusto. “Los avances siempre son positivos, no creo que nada atente en contra de la televisión”, remarca.

En relación a internet, que si bien puede incluirse dentro de los cambios que trajo aparejada esta nueva sociedad tecnológica, Ferro le dedicó un párrafo aparte. Al hablar de la web, el productor sostiene que es una herramienta eficaz e inmediata a la hora de dar y de obtener información, los cual hace que sea más accesible entender ciertos temas, como son la política, la economía, los espectáculos. “Saber más siempre es un aporte positivo”, resalta. A la vez, agrega que, cuanto más control sobre la información se tenga, más fácil resulta desempeñarse con seguridad en cualquier ámbito.

En el futuro, la diferencia va a estar en que va a haber mayor cantidad de dispositivos para recibir los contenidos que la televisión produce. Este fenómeno ya se está dando en la actualidad y es posible que se vaya incrementando a lo largo de los años, por eso el productor de “Periodismo Para Todos” expresó que su trabajo consiste en “adaptarse” tratando de hacer llegar los contenidos de la televisión a la mayor cantidad de dispositivos posibles.

Durante la entrevista, Lucas Ferro conversó de manera distendida acerca de la industria de la televisión, industria que él eligió hace diez años y que va a seguir eligiendo. También contó en qué consiste la tarea de ser productor, cosa que muchas veces escuchamos resonar en los medios actuales pero que no entendemos en su totalidad y, por último, habló de un fenómeno reciente en y que se va a seguir dando en un futuro: las nuevas tecnologías. Sin embargo, remarcó que la esencia de la televisión va a seguir siendo la misma pero que se va ir adaptando a los nuevos dispositivos.