Desafiando a los gigantes de la música

Por Francisco López Rivarola

“Los monopolios de los productos culturales, como música o cine, lo tienen mal. Están luchando una batalla feroz y desesperada, que saben que tienen perdida, pero en la que aún harán mucho daño a la gente y a la innovación”, sostiene Manuel Castells, un reconocido sociólogo español.

Las grandes discográficas musicales de hoy están visiblemente en decadencia. Las descargas ilegales de canciones por internet están amenazando el modelo de negocios de estos gigantes. Aun así, las discográficas continúan dominando el mercado musical casi completamente. Según afirma Lucy Küng, aún acaparan más del 75%. Logran sobrevivir explotando a los artistas y viviendo de las regalías a largo plazo que ellos generan. De este modo, les dejan un mínimo margen de ganancias. Sin embargo, la única forma de triunfar en el mercado musical parece ser de la mano de una discográfica. Por supuesto que hay músicos intrépidos que intentan entrar al mercado con disqueras independientes o, incluso, por su cuenta, pero son actos siempre recordados por su valentía más que por su éxito, y a la larga terminan aceptando las tentadoras ofertas de las discográficas.

Pero parece haber excepciones. Un joven músico inglés de 23 años ha rechazado ofertas de 4 disqueras importantes y asegura poder, no solo sobrevivir, sino también liderar e, incluso, superar en cantidad de ventas a artistas representados por las discográficas mas importantes. Y, además, les sube todas sus canciones a su página de internet y alienta a sus seguidores a descargarlas gratuitamente y distribuirlas a su antojo.

Este es el caso de Alex Day, cuya estrategia ha sido denominada como un “suicidio comercial” por muchos representantes de la industria. Sin embargo, recibió recientemente un cheque de regalías por 200.000 dólares (producto de su música), ha vendido mas de 500.000 copias online de sus canciones y su ultimo hit se ubicó número 4 en la lista de los más vendidos en iTunes del Reino Unido. Todo esto sin la ayuda de una disquera. La estrategia de Alex parece muy simple: “Hago música que a la gente le gusta escuchar y entonces la compran. Lo hago porque amo hacerlo, y mientras mas gente escuche mi música, mejor”. Alex Day es el comienzo de una nueva especie de músicos, profundamente involucrados con su público y que abrazan la propagación que brinda internet.

Este emprendedor ha logrado acumular, en internet, una gran base de fans a través de sus videos en Youtube, donde posee medio millón de seguidores. Allí interactúa con su audiencia y escucha sus sugerencias y sus críticas. Además, desarrolla un vínculo emocional que va mas allá de sus canciones.

Sus videos muestran a un joven honesto y alegre que se siente agradecido por poder hacer lo que ama, y la gente nota esto al instante. Este es el secreto de Alex, ha establecido la comunicación más directa y efectiva con su audiencia que la tecnología actual puede brindar. En su página web están disponibles para descargar toda su discografía completa, y él solo pide que si al usuario le gusta la canción, considere comprarla también en iTunes. Su público es tan leal, que una de cada dos personas que escuchan las canciones terminan pagando por ellas.

Esto es a lo que se refiere Küng cuando sentencia que “los avances tecnológicos han modificado el sector de la industria, pero los cambios de la sociedad son igual de importantes”. Muchos observadores casuales atribuirían el extraño éxito de Alex Day a su facilidad para explotar los beneficios de internet para la venta de música, pero lo que él ha sabido aprovechar es un verdadero cambio social, en el que los fans sienten una responsabilidad hacia el músico que les gusta, y, por eso, compran sus canciones. Las discográficas no han sabido aprovechar esta lealtad y luchan contra la piratería y la propagación en internet en una batalla ya perdida.

Alex Day ve a la difusión viral del internet, incluso, como una bendición y alienta a cualquier persona a usar sus canciones en películas, documentales, videos caseros, o en cualquier medio que considere, sin cobrar un centavo por esto. Mientras tanto, las grandes discográficas dependen ahora, más que nunca, de estas regalías que tutelan celosamente. Alex explica que esto no es una estrategia comercial: mientras mas personas conozcan su música, mas feliz va a estar como artista. Esto parece representar cientos de miles de dólares en publicidad que se ahorra, ya que son sus fans quienes se ocupan de dar a conocer su música al mundo entero, en todos los continentes, lo cual lo ha llevado a encabezar las listas de iTunes en países como Canadá, Estados Unidos, Irlanda, entre otros.

Muchos dirán que Alex Day es un caso especial, que su estrategia no es un modelo sostenible, o que tuvo suerte. Las discográficas seguirán haciendo caso omiso a personas como Alex, que presentan formas nuevas de vender su música y que se adaptan perfectamente al volátil mercado de hoy. Pero este es un proceso que no pueden frenar y que cada vez se dará con mas aceleración, por lo que no sorprendería que, dentro de unos años, gente como Alex Day represente el canon del mercado de la música, un tipo de músico no explotado por compañías multimillonarias, que elige qué hacer con su música y cómo promocionarla, y que tendrá una relación mucho mas directa y personal con su público sin intermediarios de por medio que parecen sobrar en esta industria.

Para leer más:

. http://alexdaymusic.com/press/

. http://www.forbes.com/sites/ryanholiday/2012/06/12/is-youtube-and-chart-sensation-alex-day-the-future-of-music/

. http://www.forbes.com/sites/ryanholiday/2012/06/13/tracking-indie-musician-alex-days-next-big-move/

. http://www.hypebot.com/hypebot/2012/06/alex-day-and-the-future-of-the-music-industry.html

. http://www.youtube.com/watch?v=wjB_dtebaRQ&feature=plcp

. Presentacion del libro “Comunicación y poder” a cargo de Manuel Castells http://www.youtube.com/watch?v=Z2PmCEPE5iI

Anuncios