La radio, presente y futuro

Logo (1992-2008)

Image via Wikipedia

Por Ángeles García Fernández

La radio es el teatro de la mente” dijo David Ogilvy.  Para comprender en su totalidad esta frase es necesario tener conocimiento en profundidad de la misma radio. El periodismo radiofónico es una forma de comunicación social que permite dar a conocer y analizar los hechos de interés público a través de las ondas. Está compuesta por los siguientes recursos sonoros: La palabra hablada, la música, Los ruidos y el silencio. La radio es un gran estimulador de la imaginación, permite crean un propio mundo, poner imágenes propias en donde no se presentan imágenes, inventar un contexto, una situación, a partir de solamente sonidos. Por eso la frase de David Ogilvy tiene sentido, en la medida que uno recrea actos, personajes, situaciones, una gran obra de teatro imaginaria.

Ahora, teniendo en cuenta esta última definición, podemos analizar la actualidad de este fenómeno en  general y en Argentina, sus desafíos y sus oportunidades. Asimismo, conocer su evolución y su camino hasta llegar a la radio en la Web. Por un lado, sus oportunidades: la radio es inmediata, de bajo costo, estimula la imaginación, con una audiencia heterogénea y un costo publicitario bajo. Precisamente en Argentina, además de poseer las anteriormente mencionadas, es verosímil, accesible para escuchar en el trabajo y para entrevistar a figuras reconocidas sin exponerlas demasiado. Entre los desafíos, se pueden ver los siguientes: es unisensorial, solamente el sonido, carece de imagen, es efímera, no tiene permanencia, toda la credibilidad reside en al confianza, ya que no hay pruebas de lo que te dicen que hacen, las publicidades suelen ser todas similares y en la Argentinasuelen ser escuchadas a nivel nacional solamente las porteñas. Hoy en día, la radio, como todos los medios de comunicación social, se ve influida y transformada por el Internet. Este gran globalizador de contenidos y revolucionario de los medios, llegó a la radio y da la posibilidad de consumirla por Internet o streamcasting de audio. Este consiste en la exhibición de contenido auditivo dotado de las características propias del medio radiofónico a través de streaming. Como resultado de ser exhibida porla World Wide Web, no se reciben interferencias y puede ser accesible desde todo el mundo. Además, muchas de las páginas de Internet que transmiten la programación radial en vivo, tienen un fondo de archivos que incluye las entrevistas o las secciones más escuchadas y polémicas, brindando permanencia y la posibilidad de volver a consumir el producto. La audiencia también es diferente en la radio que enla Web ya que varía de acuerdo a los hábitos de consumo que propone cada industria.

En conclusión, la radio es un fenómeno audiovisual que posee ventajas y desventajas, características propias en Argentina, y que como toda industria cultural se ve afectada por Internet, el revolucionario de las industrias culturales.

Fuentes:

–          Ruiz, Fernando. “Argentina: una ley para cambiar el relato periodístico” en Diálogo Político, n.1, 2010, p.115‐135

–          http://www.argentina.gov.ar/argentina/portal/paginas.dhtml?pagina=2897

–          http://edant.clarin.com/diario/2005/08/26/sociedad/s-04202.htm

–          http://es.wikipedia.org/wiki/Periodismo_radiof%C3%B3nico#La_tecnolog.C3.ADa

Links:

–          Para crear tu propia radio: http://www.creaturadio.net/

–          Para escuchar radio en vivo: www.radioenvivo.com.ar

–          Historia de la radio en el mundo: http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_radio

–          Historia de la radio en Argentina: http://www.argentina.gov.ar/argentina/portal/paginas.dhtml?pagina=2897

–          Pagina de ESPN radio como ejemplo del formato: http://www.espn1079.fm/

 

Audiovisuales:

–          Fotos adjuntas al mail para conservar la calidad de la imagen.

–          Video de Radio Planeta en una entrevista a Milo Loket que muestra el interior de un estudio de radio, su equipo de trabajo y su funcionamiento habitual. http://www.youtube.com/watch?v=Y3Ci7NofPUk

Lanzamiento de diarios populares

Diario Popular

Image via Wikipedia

El mercado de diarios en Argentina. Definir la estructura del mercado y analizar el caso del lanzamiento de dos nuevos diarios populares: MUY y LIBRE. Describir escenario de lanzamiento y – con datos – analizar primeros meses de actividad

El mercado de diarios en siempre tuvo un margen de ganancia muy alto; pero hoy debe ajustarse a la situación que viven los medios mundialmente: debe considerar al público y dejar atrás la subestimación que tuvieron hacia Internet.

La autora Lucy Kung propone dos aspectos para entender el mercado de los diarios. En primer lugar los altos costos fijos que tienen (tanto de impresión como de distribución). Esto promueve que los diarios generen contenido que sea apto para un rango amplio de audiencias para amortizar los costos inevitables. En segundo lugar, las audiencias son leales, ya sea por costumbre o por ideales. El mercado está definido por la interacción entre las acciones resultantes de las políticas privadas y las limitaciones producidas por las políticas públicas de comunicación del gobierno. La venta de los periódicos puede ser por suscripción (se paga por adelantado), por número o bajo puerta (muy utilizado en Argentina).

En la actualidad, la prensa popular está creciendo. Son diarios de alto impacto visual, emotivos, donde las fotografías tienen un lugar muy importante, el lenguaje apunta a una comprensión generalizada. Apuntan a lo útil y a lo cercano. Muy (del Grupo Clarín) y Libre (Perfil) nacieron este año y se intentan insertar en este competitivo negocio. Ambos se venden por $2,5,  tienen alrededor de 42 páginas y están divididos en diferentes secciones. Ante el surgimiento de estos nuevos diarios, Popular y Crónica (también populares) realizaron tanto cambios de diseño como estructurales para renovarse ellos también. Surgidos en un contexto no habitual (elecciones y nueva ley de medios), Muy y Libre intentan posicionarse en el mercado. Las primeras semanas no fueron fáciles: los primeros números no cumplieron con las expectativas. La tirada de Muy del día del debut fue “de 67.000 ejemplares, de los cuales vendió el 60%. Libre  tuvo una tirada inicial de 55.000 ejemplares y vendió 8.000. Los nuevos diarios populares tendrán que esforzarse para rondar las ventas de sus competencias: Diario Popular vende 70.000 ejemplares y Crónica, entre 48.000 y 50.000 por día.

Exportación de productos audiovisuales, un negocio que crece

Por Emilia Ganem

Para llegar a ser el cuarto exportador del mundo de formatos televisivos[1], Argentina atravesó por una trayectoria de desafíos y oportunidades, con éxitos y fracasos. Logró posicionarse tan bien en el exterior, no solo gracias a la creatividad y talento de muchos dedicados al sector, sino también, a ciertas condiciones nacionales y mundiales que lo favorecieron. 

Con producciones que traspasan barreras nacionales y culturales de todo tipo, como Lalola, CQC o los programas infanto-adolescentes de Cris Morena Group,  las cuales alcanzaron muchas veces a más de 60 países[2]– los autores, productores y hasta algunos actores argentinos lograron que en distintos sectores del mundo se los asocie a calidad. Esto colabora a que haya inversión, tanto de capital como de confianza, de grandes productoras mundiales en el país. Consecuentemente, la calidad de contenidos y tecnología aumenta, lo que logra el crecimiento de la industria, aunque también lo haga la concentración del sector; solo unas pocas productoras argentinas (como Pol-ka o Ideas del Sur) tienen llegada a las grandes firmas internacionales.[3]

Después de una clave década del 90, en la que las leyes y políticas nacionales e internacionales impulsaron la producción y más tarde la exportación de producciones audiovisuales, la crisis del 2001 dio el último empujón para que el mercado se lanzara con todas sus fuerzas hacia afuera. Se hizo necesario incursionar en nuevos territorios para continuar en la carrera de oferta audiovisual, hasta que en el 2009 los ingresos provenientes del exterior, significaron entre el 20 y el 40% del total[4]. Ahora, queda ver si se podrá conservar la aptitud y el prestigio.


[1] Observatorio de comercio Internacional de la Ciudad de Buenos Aires: La exportación de contenidos y servicios de producción televisiva en la ciudad de Buenos Aires. Observatorio de Industrias Creativas (OIC). Buenos Aires, 2009.

[2] APCI: Informe sobre “La exportación de contenidos y servicios de producción televisiva en la ciudad de Buenos Aires.” Disponible en: http://www.observatorioapci.com.ar/detalle.php?id=148

[3] Observatorio de comercio Internacional de la Ciudad de Buenos Aires: La exportación de contenidos y servicios de producción televisiva en la ciudad de Buenos Aires. Observatorio de Industrias Creativas (OIC). Buenos Aires, 2009.

[4] Ídem

Spot de Lalola, con subtítulos en inglés, apto para la exportación en lata

http://www.argentina.ar/_es/economia-y-negocios/C453-pantalla-de-exportacion.php

Política de fomento del cine nacional

Por Rosario Lamastra

Una de las funciones fundamentales del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) es la administración del Fondo de Fomento Cinematográfico, cuya principal y más conocida función es el fomento de la cinematografía argentina mediante el otorgamiento de subsidios y la cuota de pantalla. Esta establece la cantidad mínima de películas argentinas que deben exhibirse obligatoriamente en un período determinado en cada una de las salas cinematográficas del país. Es una herramienta de regulación para la defensa y promoción de la actividad cinematográfica

Liliana Mazure, directora del INCAA:

Los productores creen que es totalmente necesario que el Estado regule la cantidad de películas nacionales que se exponen en las salas, obligando a estas a un mínimo de películas y un mínimo de tiempo de exhibición y de esta forma fomentar el cine nacional. En cambio, para el exhibidor el verdadero negocio son las películas importadas con las que llena sus salas durante años. La ley reguladora los obliga a tener que exponer determinadas películas que no convocan tanto como lo hacen las extranjeras. Por un lado, es un gran desafío para el cine argentino lograr una película “comercial” (que priorice la cantidad de público) pero sin dejar de lado la calidad del film. Acomodarse a los deseos del espectador implica generar un contenido más simple para el público. Los desafíos para la consolidación del sector, siguen hoy en pie y se acrecientan frente a las nuevas tecnologías.

De todos modos, si bien los hábitos de los consumidores se caracterizan por consumir y depositar su confianza en los llamados “tanques” de Hollywood, la industria cuenta con grandes oportunidades. Luego de que la película de Campanella “El secreto de sus ojos”, recibió el Oscar a mejor película extranjera. Aumento la cantidad de público que elige ver cine argentino. Este éxito genero un aumento en la creación de productos nacionales y incentivo a la gente a confiar en los productos argentinos. A su vez, el circuito de salas Espacio INCAA es una oportunidad para darle un espacio para exhibir los productos a los autores independientes y al cine nacional que no logran hacerlo en las salas del país. Gracias al piso seguro que se da por parte del plan de fomento para producir películas, los productores tienen la oportunidad de demostrar al país, la excelencia y calidad del cine argentino. 

Fuentes consultadas:

Publicidad del INCAA sobre la cuota de pantalla:

La presidenta del INCAA, Liliana Mazure adelanta el plan de fomento:

Reglamentación de la cuota de pantalla.

El negocio de los recitales

Por Julia Gattorna Knapp

El objetivo de este trabajo es analizar el nuevo modelo de la industria de la música. El modelo tradicional se basaba en la venta de fonogramas, por ejemplo, el punto más alto de venta en Argentina fue en 1998 con un total de 23,4 millones de unidades. A partir de entonces, la producción y ventas comenzaron a declinar año tras año. En 2008 las ventas fueron de 1599 millones de unidades, lo que representa casi la mitad de lo que fue 10 años atrás, según la última publicación del Observatorio de las Industrias Culturales (OIC)  del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Jóvenes saltando en River para probar el nivel de vibraciones.

Jóvenes saltando en River para probar el nivel de vibraciones.

A pesar de estas estadísticas, la industria de la música “no murió”. Como explica José Crettaz, resucitó en 2009 y facturó más de 1223 millones de pesos, un 86,5% más que en 2005. Estos datos los extrajo de la investigación del OIC donde se especifica que el sector que más creció fue el de la música en vivo: aumentó su participación en la facturación del 24 % al 50 % desde el 2005 hasta el 2009. Internet permite difundir y acceder a cualquier tipo de música en cualquier lugar y la salida que se encontró para generar ganancias es fomentar los shows en vivo. El modelo de negocios cambió y dentro del sector de los shows en vivo se pueden encontrar nuevas tendencias encabezadas por las productoras organizadoras de evento y los contratos a 360º. Un ejemplo de una promotora de espectáculos es Live Nation que contrata a artistas como un sello discográfico pero no se adueña de su música, sino que la promueve. Shakira, Madonna y U2 firmaron contrato con ellos y no incluyeron los derechos de autor de sus álbumes futuros.

Buenos Aires tiene un público que ofrece muchas oportunidades para la realización de recitales ya que es una ciudad con mucha cultura musical y teatral. Esto explica que Roger Waters haga récord mundial en la ciudad con ocho recitales de The Wall en marzo de 2012. La principal desventaja que se encuentra en Buenos Aires es la falta de espacios para recitales. Además, muchos artistas coinciden con el hecho de que el crecimiento en el show bussiness no es homogéneo y frente al aluvión de artistas extranjeros los nacionales quedan en desventaja. Se puede llegar a la conclusión de que como consecuencia de la digitalización y el crecimiento de la piratería el modelo tradicional de la industria de la música se vio en crisis por lo cual se empezaron a buscar otros sectores para generar ganancias. Así surge el auge de los recitales. Los recitales son el sector que más ganancias generó en 2009 y su crecimiento es palpable en 2011 también aunque todavía no se encuentren estadísticas.

Artículos relacionados:

Un aluvión de conciertos que también deja víctimas”, Página 12.

Canal de YouTube de la productora de eventos Live Nation

Página web Time For Fun

http://www.t4f.com.ar/

Video Institucional de Time For Fun

Publicación del Observatorio de Industrias Culturales

http://oic.mdebuenosaires.gov.ar/system/objetos.php?id_prod=346&

La reconversión del librero

Por Pedro Fernández Quiroga

La facturación de las librerías corresponde en un 51 % a la venta de libros. Estas se pueden dividir en dos grupos. En primer lugar están las cadenas, librerías grandes de temática general. En segundo lugar las librerías independientes, las cuales presentan un carácter más tradicional, suelen presentar una especialización temática. Las librerías son el principal canal de comercialización de libros, a pesar de que en los últimos años, como dijimos antes, se han dado cierres importantes y se han visto reemplazadas por cadena de almacenes, los supermercados, los centros comerciales y los puestos de diarios en busca de venta masiva. Las librerías más afectadas hoy en día son las independientes y, en parte, las culpables de esto son las librerías nacionales. Estas, por su adquisición de volúmenes a gran escala, bajan los precios a niveles imposibles para las pequeñas. Las librerías no son un negocio prospero y, sobre todo las pequeñas, están cerrado por la batalla de precios recién nombrada. Los libreros ruegan para que se establezca el precio fijo del libro. Esto, en tiempos pasados, era una costumbre pero hoy en la mayoría de los países de nuestra región no se respeta. El precio fijo decidido por el editor aportaría grandes ventajas: mayor red de librerías y precios más bajos, lo que concluiría con un mayor acceso al libro por parte de los ciudadanos. En Argentina ya se está aplicando esto, pero en otros países es recién un proyecto.

Por otro lado, otro obstáculo que se coloca en los caminos de las librerías es la piratería. En América latina se fotocopian 250.000 millones de libros de manera ilegal. En Colombia, por ejemplo, se venden un millón de libros piratas. Los gobiernos, en esta materia, no se involucran de manera fructífera para obtener resultados prósperos. En este caso, el gobierno de Brasil fue una excepción ya que creó, en 2004, el Consejo Nacional contra la piratería. En la  Argentina está el CADRA (Centro de Administración de Derechos Repográficos) autoriza diversas reproducciones por plata protegiendo así los derechos de autor. Algunos actores de la industria de libro manifiestan que le ganaran a la piratería con el buen precio. Evidentemente esto todavía no se ha logrado. Otro condimento que se complementa con la piratería para abortar el negocio de los libreros son los avances tecnológicos. Hoy vivimos en una sociedad digital y, si la piratería fue una especie de terremoto para la industria del libro, el nuevo mundo digital es un tsunami. Las librerías como canal comercial quizás sean las que más sufrirán las futuras transformaciones. Tendrán que cambiar: especializarse, convertirse en centros culturales, mejorar su oferta, encontrar cómo atraer al lector, para que no opte por comprar siempre desde su casa. “Tuvimos que ofrecerles otras cosas a la gente, si nuestra librería se limitase solo a los libros no existiríamos más” me manifestó Lucia Baratta, dueña de La Ribera, pequeña librería en la localidad de Victoria. Hoy hay una puja entre pantalla y papel que, sin duda, gana la pantalla. Muchos optan por leer desde la computadora  y, la mayoría por conectarse al Facebook o Twitter en vez de sumergirse en el mundo de la literatura. Todos los que están inmiscuidos en la industria del libro van a tener que afrontar este panorama, negro para algunos y desafiante para otros, les guste o no. Centrándonos en las librerías tradicionales estás, en su mayoría no se adaptan, y muchos de sus viejos clientes se van yendo a lugares como supermercados. Incluso en países de Europa, como el caso de España. Los libreros arriesgan poco. Dentro de una década, los ingresos por ventas de libros electrónicos superarán a los de papel, según el 40% de los editores encuestados en la feria de Francfort. Aún más tajante se mostró en una conferencia Nicholas Legroponte,  ex director del Laboratorio de Medios del Instituto de Tecnología de Massachusetts, sobre la vida que le quedan a los libros tradicionales. “Está ocurriendo. No pasará en 10 años, sino en cinco”

¿Qué deben hacer para mejorar sus negocios los libreros? No hay todavía una respuesta certera ante esta incógnita, pero innovar sería un buen antídoto para la malaria de estos días. El caso Yenny en la Argentina es un buen ejemplo de originalidad en materia de librerias. Esta diversifico sus canales de venta y los productos. Sus locales lucen atractivos al público y, esto además de ser fructífero para su situación particular, fomenta la lectura. Ahondando en internet,  paradójicamente uno de los peores enemigos de la industria, descubrí que dos de los países más afectados por esto son Perú y Colombia y también me tope con algunas notas a libreros de dichos países. Todos manifestaban lo mismo: caída de ventas de libros. Sin embargo, encontraban algunas estrategias para hacer más llevadera esta situación. Algunos compraban libros usados y de esta manera los vendían más baratos, otros modificaban los locales, pero en lo que todos coincidían era en el cambio en el rol los libreros. Esta reconversión, según decían ellos, no era simplemente tratar de adaptarse a las nuevas tecnologías sino, fundamentalmente, una conversión en la mentalidad. Los libreros ya no solo venden libros, sino que promueven un servicio que incluye la venta de un producto. Además ponían énfasis en lo siguiente: las librerías además de vender libros hoy deben ser un proyecto cultural que se vincule con la promoción de la lectura, es decir que cada librería sea una “marca” y dependiendo de ese proyecto cultural que proponga conseguirá clientes o no. De esa manera la librería permanecerá. Esto es lo único que le queda a los libreros, deben crear un servicio que las haga necesarias en esta época.